• twitter
  • facebook
  • rss


diccionario de economía
 


Compartir en Facebook


|
Venezuela: fisionomía económica y otras anotaciones
Comienzan ya a perfilarse ciertos aspectos sobre el devenir económico, político y social de Venezuela en 2012.
El acontecimiento más destacado es la fecha de las elecciones presidenciales y sus repercusiones en todos los ámbitos del acontecer nacional, particularmente por las profundas implicaciones que estos resultados entrañan en un país polarizado y fuertemente marcado por las políticas públicas y las contiendas electorales.

Las perspectivas sociales seguirán marcadas por la polarización que ha caracterizado al país en los últimos años, con mayores demandas por reivindicaciones sociales, laborales y educativas; con el avance en la implantación del modelo político-institucional y las principales implicaciones que tales eventos plantean para el sector productivo nacional; marcando el camino con la imposición del Estado Comunal para la consolidación del modelo hegemónico y socialista. El mayor reto del sector privado será la identificación de aquellas fortalezas que les ayuden a sobrervivirlo, lo cual, seguramente implicaría, entre otros aspectos, la redefinición de sus alianzas con las comunidades y otros actores sociales.

En el ámbito económico, las cifras de inflación, paridad cambiaria, precios del petróleo y nivel de endeudamiento, son elementos relativamente predecibles pero sus implicaciones -salvo el mercado de hidrocarburo- no son nada halagadoras. Todo indica que, en el contexto de un año electoral, el gasto público seguirá siendo la principal variable que marque la dinámica económica.

Como se espera un nivel de gasto acelerado, no es para nada descartable, aunque poco probable por el costo político y en la formación de precios que ello implica, una nueva devaluación del tipo de cambio, que le permita al Gobierno equilibrar sus arcas aunque en perjuicio del circuito económico. Ciertamente, la necesidad de devaluar irá en relación inversa con la evolución del mercado petrolero internacional, que se espera, siga en un nivel elevado como el del último trimestre de 2011.

Sobre los niveles de endeudamiento, y a pesar de que el Gobierno insista en que con respecto al PIB son adecuados, este ha comenzado a ser una variable de preocupación para los analistas; de allí seguramente surgirá la nueva política de evitar mayores niveles de endeudamiento en divisas, porque en un contexto de precios petroleros elevados, los niveles presentados son injustificados y ciertamente el dólar estadounidense seguirá manteniendo su tendencia a revaluarse.

La economía venezolana para este año 2012 posiblemente crecerá en niveles similares a los del año 2011, no por razones de mejora en la producción o por el fomento de nuevas fuentes de inversión, sino por el aumento del gasto público y la liquidez monetaria, justificado nuevamente más por razones políticas coyunturales para generar una sensación de falso bienestar que por motivos económicas sostenibles en el tiempo.

De acuerdo con cifras preliminares anunciadas por el BCV, el PIB creció 4%. Sin embargo, dicho crecimiento se ha fundamentado en el consumo, dependiendo altamente del gasto público y no de la inversión. Para este año se estima un comportamiento similar, con un alto consumo público producto del año electoral y un escenario de las exportaciones petroleras favorable y poca inversión, especialmente en el sector no petrolero.

Con respecto a la inflación, Venezuela cerró 2011 en 27,6%. Con estos resultados, el país culmina el año con la segunda inflación más alta del mundo, precedido por Etiopía, con 31,5%. Entre los registros de los principales socios comerciales destacan Estados Unidos 3,4%, Argentina 9,5%, Colombia 4,0% y China 4,2%. Ello se tradujo en un deterioro de los precios relativos, determinando un aumento de la paridad cambiaria real que ronda 30%, implicando así una pérdida de competitividad de los bienes nacionales, y un abaratamiento de los importados. Se estima, en consecuencia, una inflación alrededor de 30% para 2012.

Los precios del petróleo podrían aumentar nuevamente este año, pero su fluctuación dependerá de muchos factores, incluyendo crecimiento económico, la crisis de Europa y eventos geopolíticos. La demanda por parte de los países emergentes podría permanecer sólida y hay varios riesgos por parte del lado de la oferta por temas geopolíticos.

Ya que 2012 se está iniciando, el principal evento a tener cuidado sobre el lado de la demanda es el desarrollo de la situación en Europa, y por el lado de la oferta, los eventos geopolíticos como las sanciones a Irán por parte de Estados Unidos y de Europa. En el caso de que continúe o se recrudezcan los conflictos en el Medio Oriente, que la economía de EEUU resurja, la OPEP frene la capacidad de uso y la situación de la deuda soberana en Europa mejore, el sector bancario se fortalece o el empleo en EEUU comienza a crecer rápidamente, entonces el precio podría ubicarse entre los US$ 110 y US$ 115 por barril.

Pero diferentes agentes aseguran que el precio se mantendría para 2012 en niveles elevados alrededor de US$ 110 por barril. Es menester destacar que para una óptima recuperación de las economías recesivas el barril del petróleo debería rondar en $85, de allí la presión de varias potencias en aumentar la oferta global y las fuentes suplidoras de petróleo.

Venezuela debe cambiar el rumbo y buscar un gran acuerdo político nacional entre los trabajadores, el sector privado y el sector público, para implementar un gran programa de desarrollo económico que restablezca las bases legales e institucionales de la nación, a objeto de poder crear las condiciones necesarias de nuevas formas de generar riqueza y romper definitivamente con el esquema rentístico como único generador de bienestar. Unas condiciones donde el papel del Estado permita el espacio político y económico posible, sin que este renuncie a sus formas legítimas de intervención para proteger los intereses estratégicos de la nación.

@moisesbittan

Otros artículos

El FMI como institución financiera mundial

El gasto militar y su implicación económica

Paraguay: una mirada al país guaraní

El naciente G4 del Pacífico latinoamericano: Colombia, Perú, Chile y México

India y América Latina: un pivote para el progreso

Iso 26000: responsabilidad social para todos

Economía centralista o mercantilista: puntos de encuentro

La producción de alimentos: retos e interrogantes

Marruecos: economía y geopolítica

Retos y responsabilidades de la OMC

La Amazonia y otras selvas: rol en la vida del planeta

Zonas francas y fomento económico

Sudán del Sur: secesión y utopías

Noruega: Progreso y marginación

Informática e Internet: tecnología y redes sin fronteras

Franquicias, esquema de negocio e integración comercial

Reservas internacionales: inflación o crecimiento

Panamá: el istmo que une al progreso

Microcréditos: crecimiento macroeconómico y prosperidad

Arbitraje internacional y resolución de conflictos

Fondos de inversión: alternativas para el ahorro

Grecia: desconfianza y crisis financiera

El censo poblacional

Italia: aspectos económicos y perspectivas financieras

Contratos de comercio internacional

Suiza: desarrollo y perspectivas económicas

La ICC promueve las economías de libre mercado

Celac: acercamiento, coyuntura y otros intereses

Trinidad & Tobago: diversidad y crecimiento económico

Venezuela: fisionomía económica y otras anotaciones

Ley Sopa: censura o "dejar hacer" en Internet

Economía venezolana y elecciones primarias

Siria: restrospectiva y transición

Turquía: diversidad y apertura euroasiática hecha potencia

Islas Canarias: de la octava a la novena estrella

Estonia, ejemplo de una transición económica exitosa

Agenda entre las universidades y el sector empresarial

Implicaciones económicas y sociales de la nueva LOT

TLC entre Colombia y EEUU: oportunidades y retos

Proyecto de ley antimonopolio: consideraciones y efectos

Organización Internacional del Trabajo: garante del diálogo tripartito

La Ocde promueve el bienestar económico y social

Fedecámaras: 68 años de progreso y bienestar

Honduras, cambio de paradigma energético y social

Venezuela: integración, comercio exterior y turismo

Hong Kong: liberalismo económico y seguridad jurídica

Israel: Enigmas de un prodigioso desarrollo

Orígenes e importancia del comercio internacional

Ámbitos y consecuencias de la discriminación positiva

Teoría de juegos: un Premio Nobel para la optimización

El modelo Pest como herramienta de planificación

La estrategia competitiva y las cinco fuerzas de Porter

El sistema ferroviario en el desarrollo de la nación

Panorama económico global 2013: ¡salidas a la recesión!

Teoría de la escasez: un fenómeno económico con impacto social

Potencialidades y mitos de la minería en Venezuela

Impacto del marco jurídico en el comercio internacional

Distorsiones económicas derivadas de la devaluación

Anotaciones de Singapur y su economía

El sistema cambiario y el relacionamiento internacional

Expectativas racionales y adaptativas

Curva de Phillips: desindustrialización y ralentización

Tailandia al día : progreso económico de un país tropical

Medellín, innovación colombiana para el mundo

Petróleo y otros datos estadísticos

Aportes de la actividad aseguradora

Apuntes sobre ganadería y cría en Venezuela

Aportes de la Marina Mercante al comercio exterior

Burbujas especulativas: implicaciones socioeconómicas

Méritos e inserción de los técnicos superiores

Alianza del Pacífico e integración

Puerto Cabello, terminal del progreso

Deporte, economía y sociedad

Implicaciones de la anomia en la actividad económica

La Florida: Atractivos y vinculaciones con Venezuela

Consorcios de exportación

Economía del municipio: agregados y otras implicaciones

Oportunidades turísticas para Venezuela en el Mercosur

El estado Bolívar: potenciales y otros apuntes de interés

Dolarización versus flotación: patrón de gestión de divisas

Foros de inversiones en Colombia: repercusiones

Gueto de Varsovia : apología del nunca jamás

La logística en las aduanas y el abandono de contenedores

Repercusiones del incremento en las tarifas portuarias

Réquiem para la industria automotriz venezolana