diccionario de economía
 


Compartir en Facebook


|
Andrés Carne de Res
Como mañana viernes comienzan las vacaciones de carnaval y un gigantesco grupo de venezolanos se apresta a disfrutar de unos días de fiesta en Bogotá, mi previsivo jefe Goyo Yépez me envió allá la semana pasada con la misión de reseñar Andrés Carne de Res, uno de los restaurantes más interesantes del mundo entero.
Sorpresa, emoción, alegría, bullicio, excitación, conmoción y para algunos imagino que hasta total desvanecimiento, son las sensaciones que "in crescendo" produce una visita a este increíble lugar. Describir Andrés Carne de Res, en Chía un pueblo situado a unos 30 minutos en carro desde Bogotá, es sencillamente imposible. Este lugar hay que visitarlo para entenderlo y es que Andrés Carne de Res debe ser el restaurante más original, interesante y alegre del mundo entero.

Este año Andrés Carne de Res cumple 30 años de fundado, tiempo durante el cual su creador Andrés Jaramillo "ha comandado esa nave para darle un rumbo al paraíso pagano", donde según García Márquez "se acuestan dos y salen tres y además cabe medio mundo". Para ser más precisos en Andrés Carne de Res atienden un día cualquiera unos 3.000 comensales y para satisfacerlos se necesitan, entre los miles de insumos que utilizan, un estimado mensual de doscientas toneladas de frutas, diez toneladas de carne y cinco toneladas de tocino, las cuales son procesadas por un equipo de 115 personas en la cocina.

Andrés Carne de Res se define como un restaurante, bar, bailadero de comida colombiana pero en realidad es mucho más que eso. Según el mismo Andrés, "es una Colombia pequeñita. Entre estas paredes cabe su pueblo, su alegría y sus sabores. Aquí hierve Colombia a fuego lento. Andrés Carne de Res está en medio del resurgir de lo popular, de la cultura pueblerina, del arte público, cotidiano y silencioso. Es una puesta en escena enorme e interminable sobre nuestra cultura".

El lugar es una experiencia completa de alta gastronomía con diversión. Un espectáculo, un teatro, un show, una discoteca, en resumen un evento de entretenimiento total y que se desarrolla de una manera novedosa en cada visita.

El local original de Chía es de estilo campestre y es casi un pueblo en sí solo. Desde la entrada todo está concebido para agradar y entretener al visitante. Decenas de salones, cada uno hiper decorado con miles de pequeños detalles concebidos de una manera absolutamente original. Lo que a primera vista puede percibirse como un gigantesco desorden se encuentra en realidad dentro del más absoluto y planificado orden. Cada elemento, cada pieza de esta genial decoración tiene un sentido artístico, cultural o costumbrista y un objetivo que es divertir y sorprender al visitante.

Los mesoneros se disfrazan según la ocasión, el ambiente de cada salón es diferente, la música también cambia y el baile es distinto, pero todo es como encontrarse en una inmensa y divertida fiesta.

La comida es inigualable y el menú es también una gigantesca fiesta: 125 entradas y acompañantes, donde se consigue desde plátano asado con jalea de guayaba y crema de leche hasta 13 tipos de chorizos, morcillas y "longanizas", 31 platos de sopas y cremas, 47 quesos y ensaladas, una "barra marina" con más de 37 especialidades traídas "del mar a su mesa". Las carnes y parrillas merecen mención especial ya que tienen más de 67 especialidades; sirven sándwiches, hamburguesas, huevos, desayunos, 67 sabores de jugos, 50 postres (incluyendo 11 de la mamá de Andrés) y 32 tipos de café. Lo más increíble es que todo sale a tiempo, con la cocción deseada y el sabor perfecto.

Hace un par de años Andrés Jaramillo decidió adecuar esta exitosa formula abriendo un local en Bogotá bajo el concepto Andrés DC, donde la comida y el ambiente son iguales pero la decoración se transforma en cada uno de sus cuatro pisos donde te transportas desde el infierno del jolgorio hasta el cielo de la bebida, tal y como si te encontraras en la Divina Comedia.

Esta visita a Bogotá me recordó a un pretencioso gerente de Eurodisney París que decía que sus visitantes tendrían la oportunidad de hacer una "visita complementaria a París". Pues, luego de conocer este increíble lugar casi podría recomendarles aquí que cuando planeen un viaje a Andrés Carne de Res ¡hagan una "visita complementaria" a Bogotá!

Otros artículos

¡Una semana de puro cacao y chocolate!

Andrés Carne de Res

Anécdotas de sobremesa con un toque criollo

Anécdotas para la sobremesa

Antigua

Aventura culinaria en Villas Playa de Uva

BarSi y su Festival de Langosta

Bla Bla Bla (en Madrid)

Bocca Restaurant

Bulevar de Sabana Grande

Cacao, Chocolate y Kocholatte

Café Local en El Yaque

Cafés emblemáticos de Caracas

Café Vomero (In Memoriam)

Caffé Piú "Un angolo di mondo qui"

Caracas bíblica

Caracas Curry Club

Caracas, de lo básico a lo “chic”

Caracas en lo más alto / III

#Caraqueando en una ciudad diversa e interesante

Cava y Prosecco

Chacao Bistro

Chocolates Savoy: 75 años de momentos dulces

Chorizos artesanales de Maracaibo “Alfredo’s”

Coca-Cola

Cocina "Light"

Comederos populares para celebrar a bajo precio

Comer en el pueblo de Baruta

"Comer en Venezuela", por Miro Popic

“Come sardina, no seas sifrina”

Comiéndose a Dudamel

Con España en el corazón y en el plato

¡Con mi yuca no te metas!

Cordon Bleu

Costa Vasca

Curso de chocolatería y confitería francesa 2014

Danos en diciembre nuestro Pan de Jamón

De cada rincón de Venezuela /II

De cada rincón de Venezuela /y III

Desconectado | Llegó la Coca-Cola sin calorías

DESCONECTADO | Yom Hashoah

De todo un poco / IV

Diciembre por la capital de Carabobo

Diversas ideas para Janucá y Navidad

Doña Bárbara

Eduardo Moreno en Le Gourmet

Eid Al-Adha para nuestros hermanos musulmanes

El arte del café

El cacao venezolano fue protagonista en París

El centro de Caracas

El cocuy

El éxito de la gastronomía italiana en Venezuela

El legado de Armando Scannone finalmente revelado

“El Malquerido”

El Naturista

El Paraíso de la nostalgia

El paraíso de los helados venezolanos en Cartagena

El paraíso venezolano en Miami

El pastel que somos

El pasticho ¿plato nacional venezolano?

El rescate del Fortín que perdió El Libertador

El sabor de la naturaleza

El Ventura

En Venezuela se debería celebrar con Ron

España en dos cafés

Filippo Saglimbeni es ícono de la ciudad

“Foods from Chile”

Fresas, frutas y salud

Gastronomía de Vietnam en el Eurobuilding

Guía Clímax Caracas Sabores 6ta. edición

Guía de restaurantes españoles de Caracas

Hajillo's

Hamburgueserías

Harina P.A.N.

II Giardino Trattoria

Il Caminetto en La Castellana

Il Duomo dei Sapori

Il Grillo

Il Romanaccio Vero

Il Rugantino

Isabel La Católica y Juana La Loca

Italia en lo profundo de Bolívar

Japón, Japón, Japón

José Antonio

Kwanzaa, Navidad y Hanukkah

La Avenida Principal de Las Fuentes

La Cafunga, el Café Cafunga y el Eje del Buen Vivir

La Candelaria

La Candelita

La Caracas “a la moda” /II

La Casa de Mita

La comida del Libertador Simón Bolívar

La dupla imbatible de Gourmet Market y Aprile

La Guadalupe en Caracas

La historia de Venezuela en una bebida

La Italia menos visitada /I

La Italia menos visitada /II

La Italia menos visitada /y III

La mejor hallaca de Madrid

La Montanara: de Las Mercedes a La Florida

La pastelería francesa de Thierry Bamas

La Sibilla del Hotel Cayena

La Sushi Pizza del Koi Sushi

L’ Citio de Jean Luc

Llegaron de Madeira con amor y mucho sabor

Los árabes de aquí

Los restaurantes favoritos de Adolfo Suárez en Caracas

Lo último en la ciudad

Lugares que hacen historia

Lugares que hacen historia / II

Lugares que hacen historia / III

Magma Fussion Cuisine

Margarita en Navidad… así sea nadando

Más de Sabana Grande

Medregal-Village: una posada francesa en Araya / I

Mercados donde conseguir todo

Mérida, capital gastronómica de Venezuela

Navidad y Hanukkah con una botella de Champagne

Nostalgia

Nostalgia /II

Nueva York en Caracas

On The Wok

Panadería Los Laureles

Panaderías y pastelería que hacen historia /y III

Panaderías y pastelerías que hacen historia

Panaderías y pastelerías que hacen historia/ II

Para celebrar con Lorenzo Vigas

Para celebrar el 5.774 cumpleaños de Adán

Para conseguirse la propia papa

Para discutir de política compartiendo el mismo café

Para mimar a las madres

Pasta, pasta, pasta

Pazzo

Pescados a todo dar

Pizzerías

Primera Competencia Nacional de Bartenders

Pura política...en la mesa

Quesos franceses hechos en Venezuela

¿Quién se ha llevado mis papas fritas?

Reparto a domicilio método VIP

Restaurant Alto entre los mejores

Restaurante Leal

Restaurante L'Escargot

Restaurante Rialto

Restaurantes de hotel

Restaurantes en Valencia

Restaurantes para celebrar el Día de las Madres

Sakehana: comida nikkei en Valencia

Salsipuedes El Chiringuito

Se acabaron las vacaciones

“Secreto de Confesión”… ¡Para comérsela!

Ser saludable

Sitios para esperar los resultados del 6D

Tarabish

Terror y sabor en El Paraíso

Todo sobre pescados

Trattoria Al Tata

Una de Panaderías

Una de puro pescado de Puerto Maya

Un año saludable

Una parte de Caracas que se extingue

“Una Polar bien fría”

Un francés loco por Paria

Un "Gran Cacao" de Venezuela

Un menú que rinde tributo al ron

Un pedacito de la India en El Hatillo

Un plato de pasta con mucha historia

Un poco de todo

Un poco de todo /II

Vanessa Rolfini y sus catas de agua

Venezuela en su mejor plato

Venezuela: estrella del Festival “Sentidos y Chocolate 2016”

Venezuela Gastronómica en Mérida

Veranda

Via Appia Express

Wok & Roll

Yom Kippur