diccionario de economía
 


Compartir en Facebook


|
Doña Bárbara
La excelente comida que sirven en este restaurante le ha permitido desde 1945 mantenerse como uno de los favoritos del centro de Caracas.
En el año de 1945 ocurrieron dos eventos muy importantes en Venezuela. El primero fue el golpe de estado de octubre cuando el ala militar descontenta contra Isaías Medina Angarita (también militar, aunque imagino que él sería del ala contenta) con el apoyo de Acción Democrática dio un golpe de estado que conllevó al primer gobierno de Rómulo Betancourt que, contrariamente a lo que me imagino pensarán muchos idealistas lectores, fue un gobierno tan nefasto y desastroso como el de cualquier otro golpista "salvador de la Patria".

El segundo importante evento (en realidad solamente para los efectos de esta crónica) es que en ese mismo año dos jóvenes emprendedores españoles con visión de futuro abrieron el restaurante Doña Bárbara, a un costado del Teatro Nacional y de la Iglesia de Santa Teresa ( y digo visión de futuro no porque tres años más tarde Rómulo Gallegos, el autor del libro homónimo fue también electo Presidente, lo que me imagino sería bastante conveniente, sino porque es uno de los pocos restaurantes de Caracas que ha durado casi 70 años abierto).

Doña Bárbara fue escrita en 1929 y para muchos reflejaba la situación de corrupción, traición, despotismo, falta de libertad, latifundismo, injusticia y brujería que sufría Venezuela en ese tiempo; pero con un "melodrama que muestra que en la realidad existía también una raza buena que ama, sufre y espera para luchar contra la dictadura desenfrenada de aquel entonces, gente representada por Santos Luzardo" (Wikipedia dixit).

No obstante, en esa magnifica obra literaria de denuncia social y política contra la "dictadura desenfrenada" uno lee un poco extrañado, que en 1931, dos años luego de su publicación, Rómulo Gallegos aceptó (imagino que no exactamente furioso) el nombramiento de Senador por el estado Apure que le hizo el mismo dictador Juan Vicente Gómez. El resto, el salto de talanquera y su posterior presidencia ya es historia patria en la que mejor no me sigo metiendo.

Volviendo al segundo evento de ese año, el Restaurante Doña Bárbara se ganó un puesto privilegiado en la sociedad política, religiosa y cultural de la época obviamente su estratégica localización entre el congreso, el teatro, y la iglesia deben haberla ayudado pero lo que por años ha marcado su buen destino es su excelente comida.

Hoy en día su cocinero (y copropietario) es un elegante caballero del pueblo de Denia, Provincia de Alicante, llamado Félix Parreño. Él ha estado al mando de la cocina por casi 30 años, tiempo relativamente corto para este restaurante sobre todo si se compara con el de sus mesoneros que todos rondan los 40 años de servicios ininterrumpidos. Pescados, mariscos, entremeses, carnes, aves y otros platos son expertamente preparados por este maestro español de la cocina. El "atún a la manchega" y el "cordero a la panadera" son dos de sus mejores y más buscados platos.

Los mediodías de lunes a viernes el almuerzo es acompañado por los nostálgicos sonidos de un par de increíbles guitarristas: Orlando Vaamonde (hijo del mismísimo Julio Jaramillo) y Rafael Guaicara quienes se especializan en música de "Los Panchos" y otros tríos de la época.

El jueves pasado cuando visité el lugar para esta crónica (nota para mis posibles detractores: ¡siempre lo hago!), estos dos músicos cantaban algo completamente desconocido para mi llamado "Nuestro juramento", de un cantante puertorriqueño (también desconocido para mi) llamado Benito de Jesús. Claramente el cantante y la canción no eran desconocidos para el 90% de las comensalas que parecían soltar lágrimas de amor en cada bocado.

Los mesoneros Agustín Omar, José Abelardo Aponcio y Julio Chinchilla recuerdan haberle servido esos mismos platos a Arístides Beaujón, Luis Herrera Campins, Caldera, Lusinchi (no, no fueron juntos), al Cardenal Lebrún, a Monseñor Hernández, Juan Vené, Lila Morillo y José Luis Rodríguez (estos sí iban juntos) y últimamente a Er Conde del Guácharo.
Hace un año que la Alcaldía de Libertador recuperó completamente la plaza vecina y el lugar refloreció y renació.

70 años de historia se dicen fácil pero en este lugar se vive esa historia y vale la pena ir a conocerla.

El restaurante está ubicado a un costado del Teatro Nacional y de la Iglesia de Santa Teresa. Plaza Padre Sojo (ahora Alí Primera). Cipreses a Santa Teresa (al lado del Teatro Nacional). Horario: Lunes a Sábado de 11:30 am - 8:00 pm. Domingos cerrado.  Teléfono 0212-4819120

Otros artículos

¡Una semana de puro cacao y chocolate!

Andrés Carne de Res

Anécdotas de sobremesa con un toque criollo

Anécdotas para la sobremesa

Antigua

Aventura culinaria en Villas Playa de Uva

BarSi y su Festival de Langosta

Bla Bla Bla (en Madrid)

Bocca Restaurant

Bulevar de Sabana Grande

Cacao, Chocolate y Kocholatte

Café Local en El Yaque

Cafés emblemáticos de Caracas

Café Vomero (In Memoriam)

Caffé Piú "Un angolo di mondo qui"

Caracas bíblica

Caracas Curry Club

Caracas, de lo básico a lo “chic”

Caracas en lo más alto / III

#Caraqueando en una ciudad diversa e interesante

Cava y Prosecco

Chacao Bistro

Chocolates Savoy: 75 años de momentos dulces

Chorizos artesanales de Maracaibo “Alfredo’s”

Coca-Cola

Cocina "Light"

Comederos populares para celebrar a bajo precio

Comer en el pueblo de Baruta

"Comer en Venezuela", por Miro Popic

“Come sardina, no seas sifrina”

Comiéndose a Dudamel

Con España en el corazón y en el plato

¡Con mi yuca no te metas!

Cordon Bleu

Costa Vasca

Curso de chocolatería y confitería francesa 2014

Danos en diciembre nuestro Pan de Jamón

De cada rincón de Venezuela /II

De cada rincón de Venezuela /y III

Desconectado | Llegó la Coca-Cola sin calorías

DESCONECTADO | Yom Hashoah

De todo un poco / IV

Diciembre por la capital de Carabobo

Diversas ideas para Janucá y Navidad

Doña Bárbara

Eduardo Moreno en Le Gourmet

Eid Al-Adha para nuestros hermanos musulmanes

El arte del café

El cacao venezolano fue protagonista en París

El centro de Caracas

El cocuy

El éxito de la gastronomía italiana en Venezuela

El legado de Armando Scannone finalmente revelado

“El Malquerido”

El Naturista

El Paraíso de la nostalgia

El paraíso de los helados venezolanos en Cartagena

El paraíso venezolano en Miami

El pastel que somos

El pasticho ¿plato nacional venezolano?

El rescate del Fortín que perdió El Libertador

El sabor de la naturaleza

El Ventura

En Venezuela se debería celebrar con Ron

España en dos cafés

Filippo Saglimbeni es ícono de la ciudad

“Foods from Chile”

Fresas, frutas y salud

Gastronomía de Vietnam en el Eurobuilding

Guía Clímax Caracas Sabores 6ta. edición

Guía de restaurantes españoles de Caracas

Hajillo's

Hamburgueserías

Harina P.A.N.

II Giardino Trattoria

Il Caminetto en La Castellana

Il Duomo dei Sapori

Il Grillo

Il Romanaccio Vero

Il Rugantino

Isabel La Católica y Juana La Loca

Italia en lo profundo de Bolívar

Japón, Japón, Japón

José Antonio

Kwanzaa, Navidad y Hanukkah

La Avenida Principal de Las Fuentes

La Cafunga, el Café Cafunga y el Eje del Buen Vivir

La Candelaria

La Candelita

La Caracas “a la moda” /II

La Casa de Mita

La comida del Libertador Simón Bolívar

La dupla imbatible de Gourmet Market y Aprile

La Guadalupe en Caracas

La historia de Venezuela en una bebida

La Italia menos visitada /I

La Italia menos visitada /II

La Italia menos visitada /y III

La mejor hallaca de Madrid

La Montanara: de Las Mercedes a La Florida

La pastelería francesa de Thierry Bamas

La Sibilla del Hotel Cayena

La Sushi Pizza del Koi Sushi

L’ Citio de Jean Luc

Llegaron de Madeira con amor y mucho sabor

Los árabes de aquí

Los restaurantes favoritos de Adolfo Suárez en Caracas

Lo último en la ciudad

Lugares que hacen historia

Lugares que hacen historia / II

Lugares que hacen historia / III

Magma Fussion Cuisine

Margarita en Navidad… así sea nadando

Más de Sabana Grande

Medregal-Village: una posada francesa en Araya / I

Mercados donde conseguir todo

Mérida, capital gastronómica de Venezuela

Navidad y Hanukkah con una botella de Champagne

Nostalgia

Nostalgia /II

Nueva York en Caracas

On The Wok

Panadería Los Laureles

Panaderías y pastelería que hacen historia /y III

Panaderías y pastelerías que hacen historia

Panaderías y pastelerías que hacen historia/ II

Para celebrar con Lorenzo Vigas

Para celebrar el 5.774 cumpleaños de Adán

Para conseguirse la propia papa

Para discutir de política compartiendo el mismo café

Para mimar a las madres

Pasta, pasta, pasta

Pazzo

Pescados a todo dar

Pizzerías

Primera Competencia Nacional de Bartenders

Pura política...en la mesa

Quesos franceses hechos en Venezuela

¿Quién se ha llevado mis papas fritas?

Reparto a domicilio método VIP

Restaurant Alto entre los mejores

Restaurante Leal

Restaurante L'Escargot

Restaurante Rialto

Restaurantes de hotel

Restaurantes en Valencia

Restaurantes para celebrar el Día de las Madres

Sakehana: comida nikkei en Valencia

Salsipuedes El Chiringuito

Se acabaron las vacaciones

“Secreto de Confesión”… ¡Para comérsela!

Ser saludable

Sitios para esperar los resultados del 6D

Tarabish

Terror y sabor en El Paraíso

Todo sobre pescados

Trattoria Al Tata

Una de Panaderías

Una de puro pescado de Puerto Maya

Un año saludable

Una parte de Caracas que se extingue

“Una Polar bien fría”

Un francés loco por Paria

Un "Gran Cacao" de Venezuela

Un menú que rinde tributo al ron

Un pedacito de la India en El Hatillo

Un plato de pasta con mucha historia

Un poco de todo

Un poco de todo /II

Vanessa Rolfini y sus catas de agua

Venezuela en su mejor plato

Venezuela: estrella del Festival “Sentidos y Chocolate 2016”

Venezuela Gastronómica en Mérida

Veranda

Via Appia Express

Wok & Roll

Yom Kippur