diccionario de economía
 


Compartir en Facebook


|
El paraíso de los helados venezolanos en Cartagena
En menos de cuatro años el local se ha convertido en una referencia en Colombia y ha recibido la visita de gente como Juan Manuel Santos y Barack Obama
Cuando estuve en Cartagena la semana pasada  y conocí  la Gelateria Paradiso de María Nevett, que describo en la columna 

de hoy, probé uno de los mejores y más cremosos helados de chocolate que me he comido en mi vida. Como menciono en el artículo, ese es el único sabor que no elabora con productos colombianos sino con chocolate venezolano. Y es que en cuestión de cacao Venezuela sigue siendo imbatible. Pensando en eso hice una pequeña encuesta  entre los amantes del chocolate en Caracas y rápidamente  concluí que 

La Praline tiene el sitial de honor. Este lugar fue uno de los pioneros en el redescubrimiento de nuestras raíces como orgullosos proveedores del mejor cacao del mundo, tal y como certificaron varios reyes de España y Francia. Chocolates de todos los tipos y rellenos, algunos de forma clásica y otros muy poco usuales. Mazapán insuperable. Todos con una calidad permanente e indiscutible. 

Cartagena de Indias debe ser una de las ciudades más bellas de América. Descubierta por el explorador español Rodrigo de Bastidas en 1502, fue  fundada en 1533 por el conquistador don Pedro de Heredia, volviéndose desde temprano uno de los puertos claves para la colonización de América del Sur y la ciudad más poblada del Virreinato de la Nueva Granada, lo cual la hizo -dulcemente- apetecible desde tiempos inmemoriales.  Los piratas ingleses y franceses la mantenían bajo constante asedio  por lo que su fortificación y defensa fue una de las más elaboradas de todo el Imperio español. Aunado a esto, las construcciones coloniales que se erigieron en la “ciudad amurallada”, y que por suerte todavía existen,  son absolutamente impresionantes. 

Cartagena fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1984 y desde principios del siglo XX ha sido conocida como “la capital romántica de América”. ¡Y ciertamente que lo es! Caminar por sus calles empedradas rodeado de palacios coloniales es una experiencia absolutamente romántica y maravillosa. No obstante, como la ciudad es tan húmeda y calurosa como Maracaibo, la experiencia puede ser un poco menos romántica si  las parejas comienzan a sudar  “a gota gorda”, como dirían en el Zulia. 

Y aquí es que entra la heroína venezolana de esta historia: María Nevett, quien dándose cuenta de la necesidad de refrescar esa ciudad montó una heladería llamada Gelateria Paradiso,  la cual a menos de cuatro años de fundada ya es todo un referente en Cartagena y en Colombia, al punto que Juan Manuel Santos, Barack Obama y Hillary Clinton han sido sus clientes. María Nevett es una mujer muy completa: culta,  bellísima, inteligente y, además, nacida en el seno de una de las familia más aristocráticas de Venezuela (de la aristocracia  colonial, me refiero). En ese sentido, María fue educada de la manera más refinada y afrancesada posible, para ser la perfecta mamá y ama de casa. Pero ese exclusivo rol no estaba en los planes de María, quien se graduó de Ciencias Políticas en la UCV y  luego de unas tres experiencias matrimoniales desarrolló entre Washington y Caracas una carrera de politóloga y productora audiovisual.  

Durante unas vacaciones en Cartagena se le metió en la cabeza la idea de mudarse a esa ciudad y montar una heladería. El problema es que María tenía cero experiencia manejando negocios propios y además en un país extraño, pero confiando en esa frase católica de que  “Dios protege al inocente” se lanzó en esa aventura. Primero aprendió a preparar helados y a entender la magia de los mismos, la suerte puso en su camino a un viejo heladero ítalo-argentino llamado Emilio Scannapieco, quien la introdujo a los más guardados secretos de la producción artesanal de helados naturales, es decir  sin químicos, conservantes  ni colorantes. María estaba ya enamorada de la enorme variedad de las frutas colombianas, así que la materia prima tampoco le iba a faltar. En agosto de 2010 se montó en un autobús que hacía el trayecto Caracas- Cartagena y 23 horas más tarde estaba en su nuevo hogar. Alquiló un pequeño local en el centro de la ciudad amurallada e inspirada en la película de Tornatore Cinema Paradiso (como buena productora) lo bautizó Gelateria Paradiso, y con la ayuda y el buen gusto de su prima Susi Nevett, lo decoró con alegres elementos que rescataban la esencia de esa bella ciudad.  En diciembre de ese mismo año, la Gelateria Paradiso abrió sus puertas, ocho meses después el éxito de su receta y la aceptación del público fue tal que tuvo que mudarse a un local más amplio a pocas cuadras del sitio original. Y fue ahí durante la Cumbre de las Américas que recibió la visita de esos importantes dignatarios que obviamente hicieron que la popularidad del local subiera como la espuma. El nuevo local está situado en una estratégica esquina y tiene un bellísimo “salón de té”  donde comer los helados. De más está decir que esta Gelateria se ha convertido en el lugar de moda de los cartageneros “chic” (odio esa palabra, pero aquí es la que cabe), y en sitio oficial de reunión de cuanto venezolano vive o visita Cartagena. Así que como en esta Semana Santa muchos compatriotas estarán por allá, les recomiendo enfáticamente una dulce parada en este paradisiaco  lugar. 

Los helados son perfectos, cremosos, con el nivel de dulzura adecuado a cada sabor y con un intenso aroma que los hace súper apetitosos. La variedad es infinita ya que María va cambiando los sabores dependiendo de las frutas de temporada, y ya  dijimos que Colombia es el país de las frutas así que los helados de ushuva, corozo, lulo, tamarindo, zapote y mamey siempre están entre los más populares de la oferta (aunque los de café colombiano y los de chocolate venezolano dan mucho de qué hablar) . Gracias a María Nevett Cartagena está más fresca, más dulce y más venezolana que nunca.

Otros artículos

¡Una semana de puro cacao y chocolate!

Andrés Carne de Res

Anécdotas de sobremesa con un toque criollo

Anécdotas para la sobremesa

Antigua

Aventura culinaria en Villas Playa de Uva

BarSi y su Festival de Langosta

Bla Bla Bla (en Madrid)

Bocca Restaurant

Bulevar de Sabana Grande

Cacao, Chocolate y Kocholatte

Café Local en El Yaque

Cafés emblemáticos de Caracas

Café Vomero (In Memoriam)

Caffé Piú "Un angolo di mondo qui"

Caracas bíblica

Caracas Curry Club

Caracas, de lo básico a lo “chic”

Caracas en lo más alto / III

#Caraqueando en una ciudad diversa e interesante

Cava y Prosecco

Chacao Bistro

Chocolates Savoy: 75 años de momentos dulces

Chorizos artesanales de Maracaibo “Alfredo’s”

Coca-Cola

Cocina "Light"

Comederos populares para celebrar a bajo precio

Comer en el pueblo de Baruta

"Comer en Venezuela", por Miro Popic

“Come sardina, no seas sifrina”

Comiéndose a Dudamel

Con España en el corazón y en el plato

¡Con mi yuca no te metas!

Cordon Bleu

Costa Vasca

Curso de chocolatería y confitería francesa 2014

Danos en diciembre nuestro Pan de Jamón

De cada rincón de Venezuela /II

De cada rincón de Venezuela /y III

Desconectado | Llegó la Coca-Cola sin calorías

DESCONECTADO | Yom Hashoah

De todo un poco / IV

Diciembre por la capital de Carabobo

Diversas ideas para Janucá y Navidad

Doña Bárbara

Eduardo Moreno en Le Gourmet

Eid Al-Adha para nuestros hermanos musulmanes

El arte del café

El cacao venezolano fue protagonista en París

El centro de Caracas

El cocuy

El éxito de la gastronomía italiana en Venezuela

El legado de Armando Scannone finalmente revelado

“El Malquerido”

El Naturista

El Paraíso de la nostalgia

El paraíso de los helados venezolanos en Cartagena

El paraíso venezolano en Miami

El pastel que somos

El pasticho ¿plato nacional venezolano?

El rescate del Fortín que perdió El Libertador

El sabor de la naturaleza

El Ventura

En Venezuela se debería celebrar con Ron

España en dos cafés

Filippo Saglimbeni es ícono de la ciudad

“Foods from Chile”

Fresas, frutas y salud

Gastronomía de Vietnam en el Eurobuilding

Guía Clímax Caracas Sabores 6ta. edición

Guía de restaurantes españoles de Caracas

Hajillo's

Hamburgueserías

Harina P.A.N.

II Giardino Trattoria

Il Caminetto en La Castellana

Il Duomo dei Sapori

Il Grillo

Il Romanaccio Vero

Il Rugantino

Isabel La Católica y Juana La Loca

Italia en lo profundo de Bolívar

Japón, Japón, Japón

José Antonio

Kwanzaa, Navidad y Hanukkah

La Avenida Principal de Las Fuentes

La Cafunga, el Café Cafunga y el Eje del Buen Vivir

La Candelaria

La Candelita

La Caracas “a la moda” /II

La Casa de Mita

La comida del Libertador Simón Bolívar

La dupla imbatible de Gourmet Market y Aprile

La Guadalupe en Caracas

La historia de Venezuela en una bebida

La Italia menos visitada /I

La Italia menos visitada /II

La Italia menos visitada /y III

La mejor hallaca de Madrid

La Montanara: de Las Mercedes a La Florida

La pastelería francesa de Thierry Bamas

La Sibilla del Hotel Cayena

La Sushi Pizza del Koi Sushi

L’ Citio de Jean Luc

Llegaron de Madeira con amor y mucho sabor

Los árabes de aquí

Los restaurantes favoritos de Adolfo Suárez en Caracas

Lo último en la ciudad

Lugares que hacen historia

Lugares que hacen historia / II

Lugares que hacen historia / III

Magma Fussion Cuisine

Margarita en Navidad… así sea nadando

Más de Sabana Grande

Medregal-Village: una posada francesa en Araya / I

Mercados donde conseguir todo

Mérida, capital gastronómica de Venezuela

Navidad y Hanukkah con una botella de Champagne

Nostalgia

Nostalgia /II

Nueva York en Caracas

On The Wok

Panadería Los Laureles

Panaderías y pastelería que hacen historia /y III

Panaderías y pastelerías que hacen historia

Panaderías y pastelerías que hacen historia/ II

Para celebrar con Lorenzo Vigas

Para celebrar el 5.774 cumpleaños de Adán

Para conseguirse la propia papa

Para discutir de política compartiendo el mismo café

Para mimar a las madres

Pasta, pasta, pasta

Pazzo

Pescados a todo dar

Pizzerías

Primera Competencia Nacional de Bartenders

Pura política...en la mesa

Quesos franceses hechos en Venezuela

¿Quién se ha llevado mis papas fritas?

Reparto a domicilio método VIP

Restaurant Alto entre los mejores

Restaurante Leal

Restaurante L'Escargot

Restaurante Rialto

Restaurantes de hotel

Restaurantes en Valencia

Restaurantes para celebrar el Día de las Madres

Sakehana: comida nikkei en Valencia

Salsipuedes El Chiringuito

Se acabaron las vacaciones

“Secreto de Confesión”… ¡Para comérsela!

Ser saludable

Sitios para esperar los resultados del 6D

Tarabish

Terror y sabor en El Paraíso

Todo sobre pescados

Trattoria Al Tata

Una de Panaderías

Una de puro pescado de Puerto Maya

Un año saludable

Una parte de Caracas que se extingue

“Una Polar bien fría”

Un francés loco por Paria

Un "Gran Cacao" de Venezuela

Un menú que rinde tributo al ron

Un pedacito de la India en El Hatillo

Un plato de pasta con mucha historia

Un poco de todo

Un poco de todo /II

Vanessa Rolfini y sus catas de agua

Venezuela en su mejor plato

Venezuela: estrella del Festival “Sentidos y Chocolate 2016”

Venezuela Gastronómica en Mérida

Veranda

Via Appia Express

Wok & Roll

Yom Kippur