diccionario de economía
 


Compartir en Facebook


|
Italia en lo profundo de Bolívar
En La Fontana d'Orazio preparan unos platos que saben a gloria, entre los que resaltan la lengua en salsa y la escalopina a la pizzaiola.
Durante estas pasadas vacaciones decembrinas muchos de mis amigos y familiares decidieron, con el cupo de divisas para viajes a al extranjero, irse a lugares realmente sofisticados. 

Unos, algo aventureros, se fueron a una isla llamada Phuket en Tailandia, famosa porque allí se filmó El hombre con la pistola de oro de James Bond y The Beach con Leonardo Di Caprio. Otros más sifrinos se fueron a los Alpes franceses a un peculiar sitio de reunión de Venezolanos que allá mientan "Courchevel" pero la mayoría, unos verdaderos descorazonados y lo denuncio aquí sin ningún tipo de tapujos porque yo no soy tapadera de nadie, cayeron en la vil, comercial y vende-patria tentación de ir al ¡mismísimo Imperio!

Hordas y hordas de gente sin ninguna vergüenza abordaba vuelos atiborrados para irse a Miami, Charlotte y hasta a "Niuyork". Pero bueno allá cada quien con su consciencia que ese no es el objeto de esta columna y además, si sigo, estoy seguro que me voy a quedar sin trabajo porque ayer vi a mi jefe el Goyo Yépez conversando con la plana mayor de este periódico y todos cargaban unos gorritos con las orejas de Goofy, lo que me hace temer que también le vendieron su corazoncito a Disney.

Por el contrario, este patriótico servidor, desechando sin contemplaciones los cantos de sirenas y todas las dulce Cadivi-tentaciones, decidió hacer un recorrido nacional. Y qué mejor lugar podría concebir un hijo de esta patria para pasar el 31 de diciembre que Bolívar (el estado Bolívar, obvio). Pues sí, el 29 de diciembre me armé de sentido nacionalista y me lancé a Upata, importante ciudad del estado Bolívar que fue fundada en 1762 como "La Villa del Yokoima de San Antonio de Padua". (De aquí en lo adelante por orgullo indígena léase "Yokoima" cada vez que yo diga "Upata").

Upata es famosa por la ganadería, el cultivo, la explotación maderera, el "Queso Guayanés" y por ser (el Hotel Andrea) parada obligatoria de cualquier expedición a la Gran Sabana. En Upata tengo unos amigos de apellido De Grazia, cuya familia originaria de San Pietro in Amantea, en lo más profundo de la rural Calabria, se tomó a pecho su destino de poblar y civilizar gastronómicamente a Upata. 
 
Los hermanos Carmelo y Rocco de Grazia llegaron a este pueblo a finales de los años 40, convenciendo luego a sus nueve hermanos de seguirlos. Carmelo y Rocco fallecieron pero en Upata siguen su hermano Palmerino, sus cuatro hermanas y los casi 300 miembros de las tres generaciones De Grazia nacidos en este país, los cuales se dedican todos a la comida (ni el casco viejo de Chacao tiene tal cantidad de restaurantes, cafés, panaderías y hasta areperas italianas como este pueblo ).

Mi visita a Bolívar (el estado Bolívar, ya lo aclaré antes, no vayan a pensar que me estoy volviendo loco refiriéndome a Simón) fue por lo tanto patriótica e históricamente maravillosa. Aparte de Upata conocí El Manteco, un pueblo realmente rural donde nació Raúl Leoni; El Palmar, un lugar de colinas verdes y cría de ganado que podría salir en National Geographic de lo bello que es; y varios otros pueblos que llenaron mi corazón de orgullo bolivariano, pero sin duda alguna lo más importante que conocí fue La Fontana d'Orazio.

Este restaurante italiano de Upata lo que llenó fue mi estómago de los más extraordinarios platos de pasta que haya jamás probado. De origen calabrés como la familia De Grazia, sus propietarios, La Fontana d'Orazio es un verdadero descubrimiento nacional.

Palmerino De Grazia llegó a Upata en 1956 como sastre, siguiendo a sus dos hermanos. Pero pronto se dio cuenta que sus elegantes trajes de Gabardina eran incompatibles con el calor de Upata, así que cambió las tijeras por un budare y fundó la Arepera "La Central". 

En 1979 montó esta maravillosa trattoria siempre repleta de italianos donde se preparan unos platos que de verdad saben a gloria: filet de pollo a la boloñesa, pasta a la florentina, lomito relleno a la siciliana, bracciola de maiale, escalopina a la pizzaiola y, sin duda, la mejor y más suave lengua en tomate que me he comido en mi vida.

El simpático argentino-calabrese-upatense Mingo De Grazia y su pariente Alberto Muñoz (De Grazia también) son los encargados de este lugar. Si visitar anualmente a Bolívar (el estado) algún día se convierte en un nuevo deber constitucional, comerse la Lengua en Tomate de La Fontana d'Orazio definitivamente lo haría el deber más placentero de toda nuestra Constitución.

Dirección: Av. Raúl Leoni. Upata
Teléfono: (0288)2212301

Otros artículos

¡Una semana de puro cacao y chocolate!

Andrés Carne de Res

Anécdotas de sobremesa con un toque criollo

Anécdotas para la sobremesa

Antigua

Aventura culinaria en Villas Playa de Uva

BarSi y su Festival de Langosta

Bla Bla Bla (en Madrid)

Bocca Restaurant

Bulevar de Sabana Grande

Cacao, Chocolate y Kocholatte

Café Local en El Yaque

Cafés emblemáticos de Caracas

Café Vomero (In Memoriam)

Caffé Piú "Un angolo di mondo qui"

Caracas bíblica

Caracas Curry Club

Caracas, de lo básico a lo “chic”

Caracas en lo más alto / III

#Caraqueando en una ciudad diversa e interesante

Cava y Prosecco

Chacao Bistro

Chocolates Savoy: 75 años de momentos dulces

Chorizos artesanales de Maracaibo “Alfredo’s”

Coca-Cola

Cocina "Light"

Comederos populares para celebrar a bajo precio

Comer en el pueblo de Baruta

"Comer en Venezuela", por Miro Popic

“Come sardina, no seas sifrina”

Comiéndose a Dudamel

Con España en el corazón y en el plato

¡Con mi yuca no te metas!

Cordon Bleu

Costa Vasca

Curso de chocolatería y confitería francesa 2014

Danos en diciembre nuestro Pan de Jamón

De cada rincón de Venezuela /II

De cada rincón de Venezuela /y III

Desconectado | Llegó la Coca-Cola sin calorías

DESCONECTADO | Yom Hashoah

De todo un poco / IV

Diciembre por la capital de Carabobo

Diversas ideas para Janucá y Navidad

Doña Bárbara

Eduardo Moreno en Le Gourmet

Eid Al-Adha para nuestros hermanos musulmanes

El arte del café

El cacao venezolano fue protagonista en París

El centro de Caracas

El cocuy

El éxito de la gastronomía italiana en Venezuela

El legado de Armando Scannone finalmente revelado

“El Malquerido”

El Naturista

El Paraíso de la nostalgia

El paraíso de los helados venezolanos en Cartagena

El paraíso venezolano en Miami

El pastel que somos

El pasticho ¿plato nacional venezolano?

El rescate del Fortín que perdió El Libertador

El sabor de la naturaleza

El Ventura

En Venezuela se debería celebrar con Ron

España en dos cafés

Filippo Saglimbeni es ícono de la ciudad

“Foods from Chile”

Fresas, frutas y salud

Gastronomía de Vietnam en el Eurobuilding

Guía Clímax Caracas Sabores 6ta. edición

Guía de restaurantes españoles de Caracas

Hajillo's

Hamburgueserías

Harina P.A.N.

II Giardino Trattoria

Il Caminetto en La Castellana

Il Duomo dei Sapori

Il Grillo

Il Romanaccio Vero

Il Rugantino

Isabel La Católica y Juana La Loca

Italia en lo profundo de Bolívar

Japón, Japón, Japón

José Antonio

Kwanzaa, Navidad y Hanukkah

La Avenida Principal de Las Fuentes

La Cafunga, el Café Cafunga y el Eje del Buen Vivir

La Candelaria

La Candelita

La Caracas “a la moda” /II

La Casa de Mita

La comida del Libertador Simón Bolívar

La dupla imbatible de Gourmet Market y Aprile

La Guadalupe en Caracas

La historia de Venezuela en una bebida

La Italia menos visitada /I

La Italia menos visitada /II

La Italia menos visitada /y III

La mejor hallaca de Madrid

La Montanara: de Las Mercedes a La Florida

La pastelería francesa de Thierry Bamas

La Sibilla del Hotel Cayena

La Sushi Pizza del Koi Sushi

L’ Citio de Jean Luc

Llegaron de Madeira con amor y mucho sabor

Los árabes de aquí

Los restaurantes favoritos de Adolfo Suárez en Caracas

Lo último en la ciudad

Lugares que hacen historia

Lugares que hacen historia / II

Lugares que hacen historia / III

Magma Fussion Cuisine

Margarita en Navidad… así sea nadando

Más de Sabana Grande

Medregal-Village: una posada francesa en Araya / I

Mercados donde conseguir todo

Mérida, capital gastronómica de Venezuela

Navidad y Hanukkah con una botella de Champagne

Nostalgia

Nostalgia /II

Nueva York en Caracas

On The Wok

Panadería Los Laureles

Panaderías y pastelería que hacen historia /y III

Panaderías y pastelerías que hacen historia

Panaderías y pastelerías que hacen historia/ II

Para celebrar con Lorenzo Vigas

Para celebrar el 5.774 cumpleaños de Adán

Para conseguirse la propia papa

Para discutir de política compartiendo el mismo café

Para mimar a las madres

Pasta, pasta, pasta

Pazzo

Pescados a todo dar

Pizzerías

Primera Competencia Nacional de Bartenders

Pura política...en la mesa

Quesos franceses hechos en Venezuela

¿Quién se ha llevado mis papas fritas?

Reparto a domicilio método VIP

Restaurant Alto entre los mejores

Restaurante Leal

Restaurante L'Escargot

Restaurante Rialto

Restaurantes de hotel

Restaurantes en Valencia

Restaurantes para celebrar el Día de las Madres

Sakehana: comida nikkei en Valencia

Salsipuedes El Chiringuito

Se acabaron las vacaciones

“Secreto de Confesión”… ¡Para comérsela!

Ser saludable

Sitios para esperar los resultados del 6D

Tarabish

Terror y sabor en El Paraíso

Todo sobre pescados

Trattoria Al Tata

Una de Panaderías

Una de puro pescado de Puerto Maya

Un año saludable

Una parte de Caracas que se extingue

“Una Polar bien fría”

Un francés loco por Paria

Un "Gran Cacao" de Venezuela

Un menú que rinde tributo al ron

Un pedacito de la India en El Hatillo

Un plato de pasta con mucha historia

Un poco de todo

Un poco de todo /II

Vanessa Rolfini y sus catas de agua

Venezuela en su mejor plato

Venezuela: estrella del Festival “Sentidos y Chocolate 2016”

Venezuela Gastronómica en Mérida

Veranda

Via Appia Express

Wok & Roll

Yom Kippur