diccionario de economía
 


Compartir en Facebook


|
La comida del Libertador Simón Bolívar
Desde siempre sabemos que hay frases del Padre de la Patria para casi cualquier ocasión, pero aún ningún retrato ha develado el contenido de sus platos
Simón Bolívar era flaco, elegante y aristocrático. Sus batallas, amores, pasiones e ideales nos han sido narrados desde niños hasta la saciedad en cada una de sus más minuciosos detalles. Pero sobre lo que Bolívar comía se sabe poco. Bolívar pertenecía a la familia más mantuana de Venezuela, así que uno imagina que esa comida mantuana sería la que lo acompañó en  su infancia y juventud, pero ¿qué comía durante las batallas?  ¿Qué le preparaba la Negra Matea en su infancia? Aparte de la mazamorra y el papelón, a los que hace referencia una canción que la tradición le atribuye a la Negra Matea para arrullar a  Bolívar, es poco lo que se cuenta de lo que comía Simón “Duérmete mi niño/ Mi niño Simón/ que allá viene el coco/ con un carrerón/ Duélmete Simón/ de mi corazón/ Te doy mazamorra/ también papelón/ Tú sí eres inquieto/ Mi niño por Dios/ Arroró mi niño/ arroró mi sooó/ Duérmete mi niño/ mi niño Simón”. 

Cuando mi hijo Fernando tenía ocho años me preguntó cómo es que Bolívar opinaba tanto sobre todas las cosas posibles y cómo es que nosotros sabíamos tanto sobre lo que Bolívar opinaba de todas esas cosas. “¿Es que acaso había detrás de Bolívar un señor anotando todo el tiempo lo que él decía?”, me preguntó inocentemente. 

Esa pregunta siempre me dejó marcado y ciertamente me cuestiono por qué siempre hay una frase de Bolívar perfecta para cualquier acontecimiento de la vida, pero tan poca información sobre lo que él comía. La comida mantuana adoptó muchas de las costumbres españolas, inglesas y hasta holandesas, pero siempre se mantenía el consumo de alimentos basados en el maíz y la yuca. Las arepas, la hallaca, el casabe y el pabellón ya eran conocidos en ese momento. El doctor José Rafael Lovera ha dedicado una buena parte de su vida a investigar el tema de “La Historia de la Alimentación en Venezuela”,  así que para los más curiosos sobre la comida del Libertador, a sus obras me remito.

Pero para los que quieran toda la información sobre el Libertador en dos extraordinarias y fascinantes horas, los remito a las salas de cine a ver Libertador, la esperada película de Alberto Arvelo.

La película resalta: “Simón Bolívar peleó más de cien batallas contra el Imperio Español en América del Sur. Cabalgó más de cien mil kilómetros a caballo. Sus campañas militares cubrieron el doble del territorio que Alejandro Magno. Su Ejército nunca conquistó, libertó”.

Decir que el público venezolano está emocionado sería quedarse corto. En mi sala el público estaba conmovido, impresionado y sacudido por esta extraordinaria película que, en mi opinión, puede ser considerada la mejor cinta latinoamericana de la historia. Con un guión perfectamente hilvanado de Timothy Sexton (nominado al Oscar por Children of Men) la película nos muestra a Simón Bolívar de la  manera más humana, auténtica y personal que película alguna haya logrado sobre un héroe de esa magnitud, pero manteniendo la épica en cada batalla y la gloria en cada ocasión que la historia lo requería (una especie de Braveheart latinoamericano). 

He de confesar que descubrí muchas facetas de la historia y de la vida de Simón Bolívar completamente desconocidas para mí y que hasta sospecho que nos fueron deliberadamente ocultas en la historia oficial que recibí en mi infancia escolar, como por ejemplo que Bolívar conoció a su esposa María Teresa en una fiesta en el Palacio Real, a la cual había sido invitado por el mísmisimo Fernando VII, o que tenía un nivel tan importante de aceptación “social”  en España que el día anterior a esa fiesta había sido invitado a jugar una especie de juego de pelota parecido al “badminton”, también con Fernando VII.

En todo caso, la película de Alberto Arvelo muestra la evidente evolución de Bolívar donde, por palabras de Simón Rodríguez, pasa “del lado de los opresores al lado de los oprimidos” y logra la gesta de liderar la liberación no de una nación, sino del continente. 

Sobre Edgar Ramírez en el rol de Bolívar, solo puede decirse una palabra: Perfecto. Cada gesto, cada frase de Edgar en la película  nos transporta a una época que de verdad fue gloriosa y cuyo desarrollo como habitantes de este continente desconocíamos. No obstante dicha magistral actuación,  algunos críticos cinematográficos (mis hijos y mi hermana principalmente) han señalado que el único momento donde la figura de Bolívar quizás queda un poco opacada es en el encuentro con Fernando VII y su secretario Manuel Godoy (brillantemente protagonizado ese rol por mí) ya que, según los mencionados críticos,  en los -escasos-  tres segundos donde la cámara enfoca a Edgar y a mí, la figura de Godoy (es decir, yo) claramente deslumbra en la pantalla.

Con este curioso dato los dejo para que vean la película… hoy mismo.

Otros artículos

¡Una semana de puro cacao y chocolate!

Andrés Carne de Res

Anécdotas de sobremesa con un toque criollo

Anécdotas para la sobremesa

Antigua

Aventura culinaria en Villas Playa de Uva

BarSi y su Festival de Langosta

Bla Bla Bla (en Madrid)

Bocca Restaurant

Bulevar de Sabana Grande

Cacao, Chocolate y Kocholatte

Café Local en El Yaque

Cafés emblemáticos de Caracas

Café Vomero (In Memoriam)

Caffé Piú "Un angolo di mondo qui"

Caracas bíblica

Caracas Curry Club

Caracas, de lo básico a lo “chic”

Caracas en lo más alto / III

#Caraqueando en una ciudad diversa e interesante

Cava y Prosecco

Chacao Bistro

Chocolates Savoy: 75 años de momentos dulces

Chorizos artesanales de Maracaibo “Alfredo’s”

Coca-Cola

Cocina "Light"

Comederos populares para celebrar a bajo precio

Comer en el pueblo de Baruta

"Comer en Venezuela", por Miro Popic

“Come sardina, no seas sifrina”

Comiéndose a Dudamel

Con España en el corazón y en el plato

¡Con mi yuca no te metas!

Cordon Bleu

Costa Vasca

Curso de chocolatería y confitería francesa 2014

Danos en diciembre nuestro Pan de Jamón

De cada rincón de Venezuela /II

De cada rincón de Venezuela /y III

Desconectado | Llegó la Coca-Cola sin calorías

DESCONECTADO | Yom Hashoah

De todo un poco / IV

Diciembre por la capital de Carabobo

Diversas ideas para Janucá y Navidad

Doña Bárbara

Eduardo Moreno en Le Gourmet

Eid Al-Adha para nuestros hermanos musulmanes

El arte del café

El cacao venezolano fue protagonista en París

El centro de Caracas

El cocuy

El éxito de la gastronomía italiana en Venezuela

El legado de Armando Scannone finalmente revelado

“El Malquerido”

El Naturista

El Paraíso de la nostalgia

El paraíso de los helados venezolanos en Cartagena

El paraíso venezolano en Miami

El pastel que somos

El pasticho ¿plato nacional venezolano?

El rescate del Fortín que perdió El Libertador

El sabor de la naturaleza

El Ventura

En Venezuela se debería celebrar con Ron

España en dos cafés

Filippo Saglimbeni es ícono de la ciudad

“Foods from Chile”

Fresas, frutas y salud

Gastronomía de Vietnam en el Eurobuilding

Guía Clímax Caracas Sabores 6ta. edición

Guía de restaurantes españoles de Caracas

Hajillo's

Hamburgueserías

Harina P.A.N.

II Giardino Trattoria

Il Caminetto en La Castellana

Il Duomo dei Sapori

Il Grillo

Il Romanaccio Vero

Il Rugantino

Isabel La Católica y Juana La Loca

Italia en lo profundo de Bolívar

Japón, Japón, Japón

José Antonio

Kwanzaa, Navidad y Hanukkah

La Avenida Principal de Las Fuentes

La Cafunga, el Café Cafunga y el Eje del Buen Vivir

La Candelaria

La Candelita

La Caracas “a la moda” /II

La Casa de Mita

La comida del Libertador Simón Bolívar

La dupla imbatible de Gourmet Market y Aprile

La Guadalupe en Caracas

La historia de Venezuela en una bebida

La Italia menos visitada /I

La Italia menos visitada /II

La Italia menos visitada /y III

La mejor hallaca de Madrid

La Montanara: de Las Mercedes a La Florida

La pastelería francesa de Thierry Bamas

La Sibilla del Hotel Cayena

La Sushi Pizza del Koi Sushi

L’ Citio de Jean Luc

Llegaron de Madeira con amor y mucho sabor

Los árabes de aquí

Los restaurantes favoritos de Adolfo Suárez en Caracas

Lo último en la ciudad

Lugares que hacen historia

Lugares que hacen historia / II

Lugares que hacen historia / III

Magma Fussion Cuisine

Margarita en Navidad… así sea nadando

Más de Sabana Grande

Medregal-Village: una posada francesa en Araya / I

Mercados donde conseguir todo

Mérida, capital gastronómica de Venezuela

Navidad y Hanukkah con una botella de Champagne

Nostalgia

Nostalgia /II

Nueva York en Caracas

On The Wok

Panadería Los Laureles

Panaderías y pastelería que hacen historia /y III

Panaderías y pastelerías que hacen historia

Panaderías y pastelerías que hacen historia/ II

Para celebrar con Lorenzo Vigas

Para celebrar el 5.774 cumpleaños de Adán

Para conseguirse la propia papa

Para discutir de política compartiendo el mismo café

Para mimar a las madres

Pasta, pasta, pasta

Pazzo

Pescados a todo dar

Pizzerías

Primera Competencia Nacional de Bartenders

Pura política...en la mesa

Quesos franceses hechos en Venezuela

¿Quién se ha llevado mis papas fritas?

Reparto a domicilio método VIP

Restaurant Alto entre los mejores

Restaurante Leal

Restaurante L'Escargot

Restaurante Rialto

Restaurantes de hotel

Restaurantes en Valencia

Restaurantes para celebrar el Día de las Madres

Sakehana: comida nikkei en Valencia

Salsipuedes El Chiringuito

Se acabaron las vacaciones

“Secreto de Confesión”… ¡Para comérsela!

Ser saludable

Sitios para esperar los resultados del 6D

Tarabish

Terror y sabor en El Paraíso

Todo sobre pescados

Trattoria Al Tata

Una de Panaderías

Una de puro pescado de Puerto Maya

Un año saludable

Una parte de Caracas que se extingue

“Una Polar bien fría”

Un francés loco por Paria

Un "Gran Cacao" de Venezuela

Un menú que rinde tributo al ron

Un pedacito de la India en El Hatillo

Un plato de pasta con mucha historia

Un poco de todo

Un poco de todo /II

Vanessa Rolfini y sus catas de agua

Venezuela en su mejor plato

Venezuela: estrella del Festival “Sentidos y Chocolate 2016”

Venezuela Gastronómica en Mérida

Veranda

Via Appia Express

Wok & Roll

Yom Kippur