diccionario de economía
 


Compartir en Facebook


|
Restaurant Alto entre los mejores
Todos los medios de comunicación y periodistas de gastronomía de Venezuela resaltaron que Carlos García ha sido incluido, por la revista inglesa The Restaurant, en la lista de los mejores 50 Restaurantes de América Latina.
Mi primera reacción fue de absoluta incredulidad. A Carlos García, el chef de Alto, lo ha visto varias veces mi amiga, la reportera valenciana de Notitarde, Marines Ferrero, cayéndose a arepas de chicharrón "Q'Chicharronada" en compañía de Gustavo Dudamel y su esposa Eloísa en la arepera Q' Arepas de Valencia. 

Un tipo que come arepas de chicharrón en Q'Arepas se parece más a cualquiera de nosotros que, por decir algo, a Alain Ducasse, Paul Bocuse o Ferrán Adría, que son los nombres que cantan bingo cada vez que dicen "Premio de Cocina". Pero ¿no será justamente esa sencillez y apego a las raíces lo que hace de Carlos un chef especial? ¿Cocina de autor? ¿Cocina fusión? ¡No! ¡Cocina venezolana contemporánea nutrida de recuerdos! 

Con humildad presenta el premiado chef Carlos García sus extraordinarias preparaciones: "Estilo definido, que marca pauta de cocina, lo tienen los grandes cocineros del mundo. Yo no tengo como tal un estilo. Yo voy conociendo ideas, siguiendo los recuerdos de mi familia y respetando los ingredientes" y la verdad, que si un cocinero en Caracas tiene la preparación suficiente para no necesitar ser humilde ese tendría que ser Carlos García. 

Carlos cursó estudios de Derecho y Administración de Empresas, hasta que casi por hobby decidió adentrarse en la cocina y fue admitido en la escuela Hoffman de Barcelona, España. Ahí se dio cuenta que la cocina era una profesión y muy seria.

Luego de 3 años de estudio, Carlos comenzó a trabajar en las más diversas funciones en famosos restaurantes de Cataluña como El Racó de Entreixa, La Broche, La Mantequería Ravell, el Celler de Can Roca y hasta en el mítico Bulli (de Ferrán Adriá). Luego de 8 años en esa región de España, volvió a Caracas donde se hizo cargo del para entonces recién abierto Malabar y en esa posición fue galardonado con el "Tenedor de Oro" de la Academia Venezolana de Gastronomía, que debe ser el premio gastronómico más prestigioso del país por la calidad de sus miembros.

Carlos García es un fanático de su trabajo y una persona educada, agradable, amena, y sobre todo muy respetuoso con su personal. Como dirían por ahí: un tipo "buena vibra"
El menú de esta temporada se "restea" con Venezuela e incluye: "crema de caraotas en dos tiempos y otro más", "espagueti con sardinas" (no estoy echando broma, lo sirven y la gente se mata por ella), el "Alto pabellón", "lomito en vara con yuca y café" y muchos otros platos. De postre, los "Médanos de coro" (dulce de leche con granizado de guarapita y un montón de calorías) y la "Tierra del cacao", que no necesita explicación de lo buena que es y que es el plato emblemático de la labor de investigación y promoción del cacao criollo en la alta cocina que desarrolla Carlos García.

Todas las mañanas sus asistentes chequean en la cocina la cartelera de instrucciones donde él deja las indicaciones de los trabajos preparativos del día. Cuando Carlos llega, sus consejos se multiplican y, más que un Coronel, parece otro soldado en el cuartel. Su idea es la "búsqueda de la sazón que haga al comensal volver" y se deshace en buenos comentarios sobre sus competidores como Edgar Leal, Mercedes Oropeza o Helena Ibarra, y hasta sobre los críticos gastronómicos como el profesor Alberto Soria, Miro Popic y Armando Scannone (quienes con frecuencia cenan ahí, lo que para un restaurante caraqueño es como una especie de certificado de calidad ISO 9000)

Como si tener a Carlos García en la cocina no fuera suficiente, el salón de este restaurante estuvo manejado hasta su reciente fallecimiento por el recordado Maitre parisino Gerard Cherancé, quien luego de conducir el Restaurante L´Esperance, en la Place de la Bastille, se vino a Caracas en los años 70 y desarrolló una carrera inigualable en restaurantes de lujo. Su legado de elegancia es hoy llevado por el Maitre Pascual García. En la selección de los vinos, Carlos Rangel graduado de la prestigiosa Academia de Sommeliers de Venezuela. Todo en un salón de vidrio y madera, concebido por el arquitecto Alejandro Barrios como un invernadero dentro de un jardín y con una terraza situada bajo uno de los árboles más bellos de Los Palos Grandes. Clientela sofisticada y multicolor. Aquí podría perfectamente coincidir la plana entera del Psuv y de la MUD porque uno de los elementos que unen a este país es la cocina, y la cocina de Carlos García tiene encantos suficientes para borrar cualquier diferencia política. Con decir que hasta el famosísimo arquitecto norteamericano Frank Gehry quedó encantado con Alto en su histórica visita al país.

Otros artículos

¡Una semana de puro cacao y chocolate!

Andrés Carne de Res

Anécdotas de sobremesa con un toque criollo

Anécdotas para la sobremesa

Antigua

Aventura culinaria en Villas Playa de Uva

BarSi y su Festival de Langosta

Bla Bla Bla (en Madrid)

Bocca Restaurant

Bulevar de Sabana Grande

Cacao, Chocolate y Kocholatte

Café Local en El Yaque

Cafés emblemáticos de Caracas

Café Vomero (In Memoriam)

Caffé Piú "Un angolo di mondo qui"

Caracas bíblica

Caracas Curry Club

Caracas, de lo básico a lo “chic”

Caracas en lo más alto / III

#Caraqueando en una ciudad diversa e interesante

Cava y Prosecco

Chacao Bistro

Chocolates Savoy: 75 años de momentos dulces

Chorizos artesanales de Maracaibo “Alfredo’s”

Coca-Cola

Cocina "Light"

Comederos populares para celebrar a bajo precio

Comer en el pueblo de Baruta

"Comer en Venezuela", por Miro Popic

“Come sardina, no seas sifrina”

Comiéndose a Dudamel

Con España en el corazón y en el plato

¡Con mi yuca no te metas!

Cordon Bleu

Costa Vasca

Curso de chocolatería y confitería francesa 2014

Danos en diciembre nuestro Pan de Jamón

De cada rincón de Venezuela /II

De cada rincón de Venezuela /y III

Desconectado | Llegó la Coca-Cola sin calorías

DESCONECTADO | Yom Hashoah

De todo un poco / IV

Diciembre por la capital de Carabobo

Diversas ideas para Janucá y Navidad

Doña Bárbara

Eduardo Moreno en Le Gourmet

Eid Al-Adha para nuestros hermanos musulmanes

El arte del café

El cacao venezolano fue protagonista en París

El centro de Caracas

El cocuy

El éxito de la gastronomía italiana en Venezuela

El legado de Armando Scannone finalmente revelado

“El Malquerido”

El Naturista

El Paraíso de la nostalgia

El paraíso de los helados venezolanos en Cartagena

El paraíso venezolano en Miami

El pastel que somos

El pasticho ¿plato nacional venezolano?

El rescate del Fortín que perdió El Libertador

El sabor de la naturaleza

El Ventura

En Venezuela se debería celebrar con Ron

España en dos cafés

Filippo Saglimbeni es ícono de la ciudad

“Foods from Chile”

Fresas, frutas y salud

Gastronomía de Vietnam en el Eurobuilding

Guía Clímax Caracas Sabores 6ta. edición

Guía de restaurantes españoles de Caracas

Hajillo's

Hamburgueserías

Harina P.A.N.

II Giardino Trattoria

Il Caminetto en La Castellana

Il Duomo dei Sapori

Il Grillo

Il Romanaccio Vero

Il Rugantino

Isabel La Católica y Juana La Loca

Italia en lo profundo de Bolívar

Japón, Japón, Japón

José Antonio

Kwanzaa, Navidad y Hanukkah

La Avenida Principal de Las Fuentes

La Cafunga, el Café Cafunga y el Eje del Buen Vivir

La Candelaria

La Candelita

La Caracas “a la moda” /II

La Casa de Mita

La comida del Libertador Simón Bolívar

La dupla imbatible de Gourmet Market y Aprile

La Guadalupe en Caracas

La historia de Venezuela en una bebida

La Italia menos visitada /I

La Italia menos visitada /II

La Italia menos visitada /y III

La mejor hallaca de Madrid

La Montanara: de Las Mercedes a La Florida

La pastelería francesa de Thierry Bamas

La Sibilla del Hotel Cayena

La Sushi Pizza del Koi Sushi

L’ Citio de Jean Luc

Llegaron de Madeira con amor y mucho sabor

Los árabes de aquí

Los restaurantes favoritos de Adolfo Suárez en Caracas

Lo último en la ciudad

Lugares que hacen historia

Lugares que hacen historia / II

Lugares que hacen historia / III

Magma Fussion Cuisine

Margarita en Navidad… así sea nadando

Más de Sabana Grande

Medregal-Village: una posada francesa en Araya / I

Mercados donde conseguir todo

Mérida, capital gastronómica de Venezuela

Navidad y Hanukkah con una botella de Champagne

Nostalgia

Nostalgia /II

Nueva York en Caracas

On The Wok

Panadería Los Laureles

Panaderías y pastelería que hacen historia /y III

Panaderías y pastelerías que hacen historia

Panaderías y pastelerías que hacen historia/ II

Para celebrar con Lorenzo Vigas

Para celebrar el 5.774 cumpleaños de Adán

Para conseguirse la propia papa

Para discutir de política compartiendo el mismo café

Para mimar a las madres

Pasta, pasta, pasta

Pazzo

Pescados a todo dar

Pizzerías

Primera Competencia Nacional de Bartenders

Pura política...en la mesa

Quesos franceses hechos en Venezuela

¿Quién se ha llevado mis papas fritas?

Reparto a domicilio método VIP

Restaurant Alto entre los mejores

Restaurante Leal

Restaurante L'Escargot

Restaurante Rialto

Restaurantes de hotel

Restaurantes en Valencia

Restaurantes para celebrar el Día de las Madres

Sakehana: comida nikkei en Valencia

Salsipuedes El Chiringuito

Se acabaron las vacaciones

“Secreto de Confesión”… ¡Para comérsela!

Ser saludable

Sitios para esperar los resultados del 6D

Tarabish

Terror y sabor en El Paraíso

Todo sobre pescados

Trattoria Al Tata

Una de Panaderías

Una de puro pescado de Puerto Maya

Un año saludable

Una parte de Caracas que se extingue

“Una Polar bien fría”

Un francés loco por Paria

Un "Gran Cacao" de Venezuela

Un menú que rinde tributo al ron

Un pedacito de la India en El Hatillo

Un plato de pasta con mucha historia

Un poco de todo

Un poco de todo /II

Vanessa Rolfini y sus catas de agua

Venezuela en su mejor plato

Venezuela: estrella del Festival “Sentidos y Chocolate 2016”

Venezuela Gastronómica en Mérida

Veranda

Via Appia Express

Wok & Roll

Yom Kippur