diccionario de economía
 


Compartir en Facebook


|
Restaurante Rialto
A la Alcaldía de Caracas se le ocurrió la genial idea de instalar un local con grandes ventanales hacia la Plaza Bolívar y en un ambiente inigualable
Este lugar está situado en el tercer piso de un edificio recientemente remodelado en plena Plaza Bolívar, y es sin duda, uno de los restaurantes más sorprendentes y originales que tiene esta ciudad. Pero es que para empezar el edificio no es cualquier edificio, el local no es cualquier local y los cocineros tampoco son unos cocineros cualquiera. Si además le sumamos el exquisito gusto de sus dos propietarios, que se refleja en cada detalle de la sala, ya empiezan a entender mi emoción al reseñar este nuevo restaurante.

Pero vayamos a los hechos: Todo empezó en 1917 con la apertura de la primera sala de proyección cinematográfica de la ciudad, el Teatro Princesa, que se transforma en Teatro Rialto en 1919. Desde ese momento comenzó la modalidad de funciones continuadas, hasta que a principio de los años 30 se incorpora el sonido a la que, hasta entonces, era una sala de cine mudo. Y cambia su nombre a Cine Rialto.

A principios de los años 50 el ilustre arquitecto Gustavo Wallis hace una remodelación integral de la edificación y en los pisos superiores se instalan el periódico Últimas Noticias y el Semanario humorístico Morrocoy Azul. A mediados de los 90 todo el conjunto fue cayendo en desuso hasta que en el año 2012 el Gobierno del Distrito Capital y la Alcaldía de Caracas iniciaron su rehabilitación integral, la cual culminó con su inauguración el pasado abril. En este lugar se instalaron ahora dos salas de cine y teatro las cuales -como adivinaran rápidamente los lectores- fueron bautizadas con los nombres de Teatro Bolívar y Sala Manuela Sáenz .

En todo caso, la parte que más interesa a los lectores de estas páginas es que en el tercer piso de esta edificación, a la Alcaldía se le ocurrió la genial idea de instalar un restaurante con grandes ventanales hacia la Plaza Bolívar y en un ambiente inigualable. Realmente es como esos lugares hiper cool que salen en las revistas de moda de Buenos Aires; y para que la cosa funcionara se trajeron al frente del proyecto como Chef ejecutiva y socia, a la simpática Patricia Oliveira, quien paso más de 6 años cocinando justamente en Buenos Aires. Al volver a Caracas Patricia fungió por mucho tiempo como sous- chef de Alain Letort (el famoso chef francés de Galipán) y fue Chef pastelera de L’Escargot en el CC Galerías Sebucán.

En el Rialto se instaló con su pareja Christian Briceño, como Chef en comando. Christian también trabajó por muchos años con Alain Letort, e imagino que entre dulces y salsas se cocinaron. Como me explicó Patricia cuando fui a visitar este lugar: “Nuestros sabores, nuestras tradiciones, nuestra cocina. Un nuevo concepto gastronómico donde lo que se busca es recuperar, recordar y valorar las recetas y platos caraqueños de antaño, pero también preparando recetas internacionales con nuestros ingredientes más autóctonos”. En eso no le falta razón y uno de los ejemplos más claros son los ravioli rellenos de cazón al fileto con guacuco y chipichipi. Un plato del cual patricia y Christian están especialmente orgullosos (y con razón porque es una rarísima divinidad), es el risotto de morcilla carupanera, una receta muy internacional con un ingrediente super venezolano. Continúa una orgullosa Patricia narrándome con los ojos brillantes de la emoción: “Nuestra meta es ofrecer un buen servicio, que en estos tiempos es difícil conseguir, sorprender de manera positiva con nuestros inventos gastronómicos y que así el comensal viva una experiencia agradable, que se sienta en casa. Que desde que llegue a nuestro restaurante Rialto hasta que se despida, se sienta único”.

¡Y como lo ha logrado! Los mediodías el sitio está repleto con gente haciendo cola para entrar al espacioso lugar. En la noche, la asistencia es cada día mayor (recomiendo venir en taxi hasta la Av. Urdaneta, donde quedan a una cuadra -muy protegida- del lugar). En una pared la talentosa Patricia puso una colección de retratos fotográficos tomados por ellos mismos en la Plaza Bolívar como un recuerdo u homenaje a la diversidad del caraqueño.

Los gigantescos ventanales dan una perspectiva sorprendente y -literalmente única- sobre la Plaza Bolívar; la última vez que fui (he estado 3 veces en solo un mes) llovía fuertemente y, entre la comida y la vista, la nostalgia que me dio me hizo transportarme a la Caracas de 1800, de mi tatarabuelo Wenceslao Urrutia Blanco, quien a una cuadra de aquí firmo el llamado Protocolo Urrutia que le costó la vida.

Otros artículos

¡Una semana de puro cacao y chocolate!

Andrés Carne de Res

Anécdotas de sobremesa con un toque criollo

Anécdotas para la sobremesa

Antigua

Aventura culinaria en Villas Playa de Uva

BarSi y su Festival de Langosta

Bla Bla Bla (en Madrid)

Bocca Restaurant

Bulevar de Sabana Grande

Cacao, Chocolate y Kocholatte

Café Local en El Yaque

Cafés emblemáticos de Caracas

Café Vomero (In Memoriam)

Caffé Piú "Un angolo di mondo qui"

Caracas bíblica

Caracas Curry Club

Caracas, de lo básico a lo “chic”

Caracas en lo más alto / III

#Caraqueando en una ciudad diversa e interesante

Cava y Prosecco

Chacao Bistro

Chocolates Savoy: 75 años de momentos dulces

Chorizos artesanales de Maracaibo “Alfredo’s”

Coca-Cola

Cocina "Light"

Comederos populares para celebrar a bajo precio

Comer en el pueblo de Baruta

"Comer en Venezuela", por Miro Popic

“Come sardina, no seas sifrina”

Comiéndose a Dudamel

Con España en el corazón y en el plato

¡Con mi yuca no te metas!

Cordon Bleu

Costa Vasca

Curso de chocolatería y confitería francesa 2014

Danos en diciembre nuestro Pan de Jamón

De cada rincón de Venezuela /II

De cada rincón de Venezuela /y III

Desconectado | Llegó la Coca-Cola sin calorías

DESCONECTADO | Yom Hashoah

De todo un poco / IV

Diciembre por la capital de Carabobo

Diversas ideas para Janucá y Navidad

Doña Bárbara

Eduardo Moreno en Le Gourmet

Eid Al-Adha para nuestros hermanos musulmanes

El arte del café

El cacao venezolano fue protagonista en París

El centro de Caracas

El cocuy

El éxito de la gastronomía italiana en Venezuela

El legado de Armando Scannone finalmente revelado

“El Malquerido”

El Naturista

El Paraíso de la nostalgia

El paraíso de los helados venezolanos en Cartagena

El paraíso venezolano en Miami

El pastel que somos

El pasticho ¿plato nacional venezolano?

El rescate del Fortín que perdió El Libertador

El sabor de la naturaleza

El Ventura

En Venezuela se debería celebrar con Ron

España en dos cafés

Filippo Saglimbeni es ícono de la ciudad

“Foods from Chile”

Fresas, frutas y salud

Gastronomía de Vietnam en el Eurobuilding

Guía Clímax Caracas Sabores 6ta. edición

Guía de restaurantes españoles de Caracas

Hajillo's

Hamburgueserías

Harina P.A.N.

II Giardino Trattoria

Il Caminetto en La Castellana

Il Duomo dei Sapori

Il Grillo

Il Romanaccio Vero

Il Rugantino

Isabel La Católica y Juana La Loca

Italia en lo profundo de Bolívar

Japón, Japón, Japón

José Antonio

Kwanzaa, Navidad y Hanukkah

La Avenida Principal de Las Fuentes

La Cafunga, el Café Cafunga y el Eje del Buen Vivir

La Candelaria

La Candelita

La Caracas “a la moda” /II

La Casa de Mita

La comida del Libertador Simón Bolívar

La dupla imbatible de Gourmet Market y Aprile

La Guadalupe en Caracas

La historia de Venezuela en una bebida

La Italia menos visitada /I

La Italia menos visitada /II

La Italia menos visitada /y III

La mejor hallaca de Madrid

La Montanara: de Las Mercedes a La Florida

La pastelería francesa de Thierry Bamas

La Sibilla del Hotel Cayena

La Sushi Pizza del Koi Sushi

L’ Citio de Jean Luc

Llegaron de Madeira con amor y mucho sabor

Los árabes de aquí

Los restaurantes favoritos de Adolfo Suárez en Caracas

Lo último en la ciudad

Lugares que hacen historia

Lugares que hacen historia / II

Lugares que hacen historia / III

Magma Fussion Cuisine

Margarita en Navidad… así sea nadando

Más de Sabana Grande

Medregal-Village: una posada francesa en Araya / I

Mercados donde conseguir todo

Mérida, capital gastronómica de Venezuela

Navidad y Hanukkah con una botella de Champagne

Nostalgia

Nostalgia /II

Nueva York en Caracas

On The Wok

Panadería Los Laureles

Panaderías y pastelería que hacen historia /y III

Panaderías y pastelerías que hacen historia

Panaderías y pastelerías que hacen historia/ II

Para celebrar con Lorenzo Vigas

Para celebrar el 5.774 cumpleaños de Adán

Para conseguirse la propia papa

Para discutir de política compartiendo el mismo café

Para mimar a las madres

Pasta, pasta, pasta

Pazzo

Pescados a todo dar

Pizzerías

Primera Competencia Nacional de Bartenders

Pura política...en la mesa

Quesos franceses hechos en Venezuela

¿Quién se ha llevado mis papas fritas?

Reparto a domicilio método VIP

Restaurant Alto entre los mejores

Restaurante Leal

Restaurante L'Escargot

Restaurante Rialto

Restaurantes de hotel

Restaurantes en Valencia

Restaurantes para celebrar el Día de las Madres

Sakehana: comida nikkei en Valencia

Salsipuedes El Chiringuito

Se acabaron las vacaciones

“Secreto de Confesión”… ¡Para comérsela!

Ser saludable

Sitios para esperar los resultados del 6D

Tarabish

Terror y sabor en El Paraíso

Todo sobre pescados

Trattoria Al Tata

Una de Panaderías

Una de puro pescado de Puerto Maya

Un año saludable

Una parte de Caracas que se extingue

“Una Polar bien fría”

Un francés loco por Paria

Un "Gran Cacao" de Venezuela

Un menú que rinde tributo al ron

Un pedacito de la India en El Hatillo

Un plato de pasta con mucha historia

Un poco de todo

Un poco de todo /II

Vanessa Rolfini y sus catas de agua

Venezuela en su mejor plato

Venezuela: estrella del Festival “Sentidos y Chocolate 2016”

Venezuela Gastronómica en Mérida

Veranda

Via Appia Express

Wok & Roll

Yom Kippur