diccionario de economía
 


Compartir en Facebook


|
Una parte de Caracas que se extingue
Echándole más leña al fuego, recupero las reseñas de cuatro extraordinarios lugares que ya existen solo en la memoria de la ciudad
La semana pasada publique una conmovedora nota sobre el cierre del Café Vomero en Caracas. Como pudieron leer en dicha crónica (y al que no la leyó búsquela en www.elmundo.com.ve), en el Vomero confluyó gran parte de la historia de Francia en Venezuela , con gente como el Primer Ministro Dominique de Villepin, la  actriz y escritora  Anne Wiazemsky, el secretario del Mariscal Petain,  Marcel Rouaix y hasta el célebre Papillon junto a los inmortales profesores Falsone y Fernand Maillet (bueno, este por suerte sigue vivo). A raíz de esa crónica recibí múltiples escritos de gente lamentándose del  reciente cierre de otros lugares que han marcado historia en nuestra ciudad y en nuestras vidas. Así que echándole más leña al fuego les dejo para la nostalgia mi (antigua) reseña de cuatro extraordinarios lugares que ya solo quedan en la memoria colectiva de la ciudad, con la idea de que tomemos conciencia de defender y frecuentar los lugares que nos gustan… para que no desaparezcan también.

Bar Basque

Todos los expertos en gastronomía coinciden que este es el mejor restaurante de Caracas. En una ocasión, unos amigos cenaban en Arzak en San Sebastián y el propietario José Mari Arzak -primer tres estrellas Michelín en España- les recriminó alegremente que teniendo el Bar Basque en Caracas, poco tendrían que descubrir en San Sebastián y por allá. Y así es. Indiscutiblemente, este pequeño restaurante se ha mantenido en la cúspide con una oferta de comida vasca como la mejor que pueda conseguirse hasta en Vitoria. Tres generaciones han pasado por el pequeño salón de 28 puestos y mínima cocina. Un cuadro de varios amigos vascos preparando un marmitako con carbones en un barco de vela adorna la sala. Parece Lekeito o algún puerto vasco a principio de siglo, pero sorprende saber que es La Guaira en los años 50, y que todos esos personajes de carne y hueso salían a la mar con Juanito, el fundador del restaurante, a buscar la pesca todas las semanas. 

Hoy en día Carlos, su nieto, está en la cocina siguiendo en cacerolas de barro la tradición de su madre Maribí, quien lamentablemente falleció hace unos meses y de su encantadora abuela, Blanca Royo, definitivamente la decana del buen comer en Caracas y, para suerte de esta ciudad, una de las pocas sobrevivientes del bombardeo de Guernica, hace ya casi 75 años. Difícil recomendar platos porque todo, todo, es bueno pero los chipirones en su tinta y el mero en salsa verde son extremadamente populares. 
Alcabala a Peligro, La Candelaria.

Café Sucre

Deben existir pocos lugares en el mundo -y ciertamente ningún otro en Caracas- donde la densidad poblacional de italianos sea tan grande. Geométricamente, pareciera imposible tener hasta 60 personas (59 italianos) jugando barajas y dominó y tomando café en poco más de 15 metros y apenas 4 mesas, pero así es este extraordinario lugar de Chacao, con sus 66 años de historia (y 70 de edad promedio por cada ocupante). Magda Giannotti, tercera generación de propietarios, siguió hasta el año pasado al frente del lugar que ciertamente parece el club degli amici de algún pueblo italiano. Magda lamentablemente falleció y el lugar se encuentra cerrado por disputas con el propietario del local, pero la hija de Magda está decidida a abrir nuevamente y continuar la tradición de uno de los sitios más extraordinarios de Caracas.
Calle Sucre, Chacao.

Café Lecuna

Si hubiera que describir el más perfecto, el más auténtico, café de un pueblo italiano no habría que ir muy lejos. Aquí en Caracas está este lugar desvencijado (a lo italiano), con sillas viejas (italianas), afiches de todo tipo de deportes (también italianos), un salón de pool lleno, pero lleno, de viejos jugadores (italianos, obvio), una larga barra dedicada exclusivamente al café y un sorprendente y modernísimo salón de barajas en vidrio y plásticos multicolores que parece traído de algún garito de Torino. Un inusual pedazo de Palermo en Caracas.

La Casbah

Una de las tascas más antiguas y auténticas de La Candelaria y una de las pocas que no es vasca. Aunque gallega, su ambiente y decoración son madrileños, y por ende, los pescados son enseñados en una vitrina a la calle. 45 años de extraordinaria calidad sirviendo paellas, la casbah de pescado o mariscos y, en (raras) ocasiones, huevas de lisa frescas al ajillo, una verdadera delicia. El lugar vale la pena por la comida pero, en todo caso, conocer a la dueña, Carmen de Rodríguez es, de por sí, una experiencia memorable. En estos momentos se encuentra cerrado por una disputa con los dueños del local que esperamos se resuelva a favor de La Casbah... por el bien de la ciudad.
Alcabala a Puente Anauco, La Candelaria.

Pedro M. Mezquita Arcaya

Otros artículos

¡Una semana de puro cacao y chocolate!

Andrés Carne de Res

Anécdotas de sobremesa con un toque criollo

Anécdotas para la sobremesa

Antigua

Aventura culinaria en Villas Playa de Uva

BarSi y su Festival de Langosta

Bla Bla Bla (en Madrid)

Bocca Restaurant

Bulevar de Sabana Grande

Cacao, Chocolate y Kocholatte

Café Local en El Yaque

Cafés emblemáticos de Caracas

Café Vomero (In Memoriam)

Caffé Piú "Un angolo di mondo qui"

Caracas bíblica

Caracas Curry Club

Caracas, de lo básico a lo “chic”

Caracas en lo más alto / III

#Caraqueando en una ciudad diversa e interesante

Cava y Prosecco

Chacao Bistro

Chocolates Savoy: 75 años de momentos dulces

Chorizos artesanales de Maracaibo “Alfredo’s”

Coca-Cola

Cocina "Light"

Comederos populares para celebrar a bajo precio

Comer en el pueblo de Baruta

"Comer en Venezuela", por Miro Popic

“Come sardina, no seas sifrina”

Comiéndose a Dudamel

Con España en el corazón y en el plato

¡Con mi yuca no te metas!

Cordon Bleu

Costa Vasca

Curso de chocolatería y confitería francesa 2014

Danos en diciembre nuestro Pan de Jamón

De cada rincón de Venezuela /II

De cada rincón de Venezuela /y III

Desconectado | Llegó la Coca-Cola sin calorías

DESCONECTADO | Yom Hashoah

De todo un poco / IV

Diciembre por la capital de Carabobo

Diversas ideas para Janucá y Navidad

Doña Bárbara

Eduardo Moreno en Le Gourmet

Eid Al-Adha para nuestros hermanos musulmanes

El arte del café

El cacao venezolano fue protagonista en París

El centro de Caracas

El cocuy

El éxito de la gastronomía italiana en Venezuela

El legado de Armando Scannone finalmente revelado

“El Malquerido”

El Naturista

El Paraíso de la nostalgia

El paraíso de los helados venezolanos en Cartagena

El paraíso venezolano en Miami

El pastel que somos

El pasticho ¿plato nacional venezolano?

El rescate del Fortín que perdió El Libertador

El sabor de la naturaleza

El Ventura

En Venezuela se debería celebrar con Ron

España en dos cafés

Filippo Saglimbeni es ícono de la ciudad

“Foods from Chile”

Fresas, frutas y salud

Gastronomía de Vietnam en el Eurobuilding

Guía Clímax Caracas Sabores 6ta. edición

Guía de restaurantes españoles de Caracas

Hajillo's

Hamburgueserías

Harina P.A.N.

II Giardino Trattoria

Il Caminetto en La Castellana

Il Duomo dei Sapori

Il Grillo

Il Romanaccio Vero

Il Rugantino

Isabel La Católica y Juana La Loca

Italia en lo profundo de Bolívar

Japón, Japón, Japón

José Antonio

Kwanzaa, Navidad y Hanukkah

La Avenida Principal de Las Fuentes

La Cafunga, el Café Cafunga y el Eje del Buen Vivir

La Candelaria

La Candelita

La Caracas “a la moda” /II

La Casa de Mita

La comida del Libertador Simón Bolívar

La dupla imbatible de Gourmet Market y Aprile

La Guadalupe en Caracas

La historia de Venezuela en una bebida

La Italia menos visitada /I

La Italia menos visitada /II

La Italia menos visitada /y III

La mejor hallaca de Madrid

La Montanara: de Las Mercedes a La Florida

La pastelería francesa de Thierry Bamas

La Sibilla del Hotel Cayena

La Sushi Pizza del Koi Sushi

L’ Citio de Jean Luc

Llegaron de Madeira con amor y mucho sabor

Los árabes de aquí

Los restaurantes favoritos de Adolfo Suárez en Caracas

Lo último en la ciudad

Lugares que hacen historia

Lugares que hacen historia / II

Lugares que hacen historia / III

Magma Fussion Cuisine

Margarita en Navidad… así sea nadando

Más de Sabana Grande

Medregal-Village: una posada francesa en Araya / I

Mercados donde conseguir todo

Mérida, capital gastronómica de Venezuela

Navidad y Hanukkah con una botella de Champagne

Nostalgia

Nostalgia /II

Nueva York en Caracas

On The Wok

Panadería Los Laureles

Panaderías y pastelería que hacen historia /y III

Panaderías y pastelerías que hacen historia

Panaderías y pastelerías que hacen historia/ II

Para celebrar con Lorenzo Vigas

Para celebrar el 5.774 cumpleaños de Adán

Para conseguirse la propia papa

Para discutir de política compartiendo el mismo café

Para mimar a las madres

Pasta, pasta, pasta

Pazzo

Pescados a todo dar

Pizzerías

Primera Competencia Nacional de Bartenders

Pura política...en la mesa

Quesos franceses hechos en Venezuela

¿Quién se ha llevado mis papas fritas?

Reparto a domicilio método VIP

Restaurant Alto entre los mejores

Restaurante Leal

Restaurante L'Escargot

Restaurante Rialto

Restaurantes de hotel

Restaurantes en Valencia

Restaurantes para celebrar el Día de las Madres

Sakehana: comida nikkei en Valencia

Salsipuedes El Chiringuito

Se acabaron las vacaciones

“Secreto de Confesión”… ¡Para comérsela!

Ser saludable

Sitios para esperar los resultados del 6D

Tarabish

Terror y sabor en El Paraíso

Todo sobre pescados

Trattoria Al Tata

Una de Panaderías

Una de puro pescado de Puerto Maya

Un año saludable

Una parte de Caracas que se extingue

“Una Polar bien fría”

Un francés loco por Paria

Un "Gran Cacao" de Venezuela

Un menú que rinde tributo al ron

Un pedacito de la India en El Hatillo

Un plato de pasta con mucha historia

Un poco de todo

Un poco de todo /II

Vanessa Rolfini y sus catas de agua

Venezuela en su mejor plato

Venezuela: estrella del Festival “Sentidos y Chocolate 2016”

Venezuela Gastronómica en Mérida

Veranda

Via Appia Express

Wok & Roll

Yom Kippur