diccionario de economía
 


Compartir en Facebook


|
Deja vu
Los presos políticos podían pasarse días, semanas, meses o años en esa situación, sin acusación ni juicio alguno
Si los organismos de seguridad del régimen lo estimaban conveniente cualquier ciudadano podía ser detenido en su casa, generalmente en horas nocturnas, o incluso en plena calle, a cualquier hora del día. Si tenía suerte, su detención era reportada y reconocida por el Estado. Si no, ese ciudadano pasaba a engrosar la lista abyecta y perversa de los desaparecidos, muchos de los cuales siguen hasta el día de hoy en condición de tal. Otros podían aparecer después de semanas de detención y de tortura e iniciar su largo periplo como presos políticos. Otros también aparecían muertos en una playa o en una calle cualquiera, sin que nadie se molestara en iniciar una investigación judicial.


Los presos políticos podían pasarse días, semanas, meses o años en esa situación, sin acusación ni juicio alguno. Todo esto sucedía en Chile durante la dictadura militar encabezada por Augusto Pinochet, pero también era parte del paisaje institucional en cualquiera de las dictaduras que han asolado nuestra América. Para ello el mecanismo “legal”, por lo menos en Chile, era muy fácil. Bastaba con declarar al país en estado de sitio, para que el gobierno se sintiera autorizado para detener, sin juicio alguno, a cualquier persona por tiempo indefinido, pues todas las garantías individuales y colectivas quedaban suspendidas. Y el estado de sitio, en ausencia de parlamento, lo decretaba el propio gobierno. Lo que quedaba de un sistema judicial se limitaba a observar toda esta situación, y a lo más agregaba una cuota de vesania al negarse a tramitar los recursos de habeas corpus que algunos abogados se atrevían a introducir. También se aplicó en forma masiva la medida de expulsión del país. Después de meses de cárcel, se enviaba a los detenidos al exterior, con prohibición de retornar al país. 


En síntesis, organismos paramilitares con licencia para matar, torturar y hacer desaparecer ciudadanos; organismos judiciales que supuestamente debían defender la vida y la libertad de todos los ciudadanos, y que se prestaban para el imperio del terror y del horror; y cárceles y campos de concentración por todo el territorio del país. 


Todo ello generaba una atmósfera de miedo generalizado, además que se prestaba para todo tipo de denuncias y delaciones. El régimen se sentía seguro. No volaba una mosca sin que el gobierno se enterara. Incluso dentro de las propias fuerzas armadas parecía haber consenso y adhesión a un sistema como ese. Sin embargo, ese régimen cayó. Con todos sus defectos, impera en ese país, hoy en día, una institucionalidad en que las libertades públicas son respetadas y donde nadie puede ser detenido en forma ajena a la justicia, y menos aún puede ser torturado. La historia es implacable. Tarde o temprano esos regímenes que se basan en el asesinato, en el miedo y en la represión generalizada terminan siendo barridos por sus propios pueblos. Tarde o temprano la justicia llega y los culpables terminan pagando por los crímenes cometidos.

Sergio Arancibia

Otros artículos

¿Cuánto se importa realmente?

Hacia dónde va la agricultura venezolana

Colombia establece libre comercio con Canadá

El tipo de cambio y el comercio internacional

La Celac y la lucha contra el imperio

Políticas de promoción de exportaciones

Políticas de promoción de exportaciones

Chile es un volcán en peligro de erupción

Crédito bancario y confianza pública

Guerra avisada no mata soldado

Especialización y diversificación

Especialización y diversificación

Ortodoxia y heterodoxia monetaria

Brasil: víctima de sus éxitos

Panamá: una economía heterodoxa

Expropiar es un derecho, pagar es un deber

Entendiendo la balanza de pagos

Ley Antimonopolios

La innovación

La seguridad alimentaria

¿Para qué se demandan dólares?

Perú y Colombia firman TLC con Europa

Chile y Perú: apertura comercial y financiera

La experiencia chilena

Allende, libertad e igualdad

Qué significa un buen gobierno

¿Dónde es mejor nacer?

El FMI y el desempleo juvenil

¿Cómo integrarnos al comercio internacional?

La sabiduría política y económica de Brasil

¿Es bueno negociar con el adversario?

La alianza del Pacífico

Las tecnológicas no son hermanitas de caridad

La educación: necesaria, pero no suficiente

Complementación con Argentina

La nueva Colombia

Políticas de promoción de exportaciones

Graves enfermedades económicas

Hato El Cedral

Las malas estadísticas

Programas de transferencias condicionadas

Los paraísos fiscales

La política agraria de la revolución

El gobierno de calle

La dolarización y la ausencia de dólares

La autoridad única en materia de exportaciones

Los cambios y los acuerdos

Ecuador quiere cambiar de árbitro

Las exportaciones no petroleras

Exportaciones y producción suficiente

El Sicad no sirve pero entretiene

Chile se abre a una nueva etapa

La ventanilla única

El canal cambia a Raimundo y al mundo

Deudas sobre 30%

Dudas de un profano en materias petroleras

Los problemas de Brasil

Un sector agrícola que no alimenta

La desigualdad

La envidia que nos da esa reforma

Acuerdo comercial entre Ecuador y la Unión Europea

Hay deudas y deudas

La tierra de gracia

Quien crece y quien se estanca

Las zonas francas

Comercio regional con monedas locales

El aumento de precio de la gasolina

El precio del petróleo: Ganadores y perdedores

Los controles como modelo

Más vale un dólar en la mano que cien volando

¿Con el petróleo a 100…. qué pasaría?

No es solo el petróleo el que cae

Sobre los controles de cambio

Los paraísos fiscales

Ecuador y las salvaguardias

La fuga de capitales

Ecuador no teme innovar

China como gran prestamista

La divisa barata es un subsidio

¿Es riesgoso prestarle a Venezuela?

El dengue y la manipulación genética

Emigración, remesas, autos y dólares

El Mercosur a varias velocidades

La inversión extranjera directa

Un ejercicio de economía ficción

Se necesitan cambios

Mercosur y el arancel externo común

Bolivia y el Mercosur

Los nuevos bancos chinos

Alimentos: la lucha contra el desperdicio

Panamá: mucho más que un canal

La economía le tiene horror al vacío

La alineación maravillosa de los astros

Sobre Allende y su gobierno

Dudas e hipótesis sobre la ralentización china

Preguntas, muchas preguntas

La promoción de exportaciones

Sidor y las cabillas importadas

Las cadenas productivas internacionales

Impuesto al consumo de alimentos

Mitos y realidades sobre el FMI

El petróleo venezolano en el mercado regional

El país tiene solución

El coronel no tiene quien le invierta

La negociación es negociando

El arte de mirarse el ombligo

Contribuciones al programa agrario de la democracia

El yuan entre los grandes

La década perdida en Venezuela

La libre competencia de los aliados

Las agencias de promoción de exportaciones

Planificación y transparencia para enfrentar la crisis

Lo bueno, lo malo y lo dudoso

Sin estrategia la táctica no sirve para nada

Cómo tratar a la inversión extranjera

Peligros del cuarto motor

La desestabilización de Venezuela

Negocio mata política

Superávit tributario

La hiperinflación no es un jugo

¡Esa tropa de capitales cobardes!

Las escurridizas exportaciones venezolanas

Se esperan cambios en el Mercosur

Aquí la gente se muere joven

Los ajustes de Ecuador

Venezuela y la Alianza del Pacífico

Segundo aire

Ni calvo ni con dos pelucas

La unificación cambiaria

¿Cuánto exporta Venezuela de bienes no petroleros?

El brexit y Venezuela

Nueva y buena estrategia es lo que falta

¿Qué es primero, el huevo o la gallina?

La tasa riesgo país y su importancia práctica

El comercio regional de Venezuela

Tenemos que controlar todas las cadenas de producción

No me ayude tanto

¿Para dónde van los reales?

Legados imperecederos de Salvador Allende

Pelear con todo el mundo

El comercio con China

Las ventajas comparativas

El FMI, una vez más

Chile: la justicia tarda pero llega

Los compromisos pendientes del Mercosur

El comercio de Venezuela con Brasil

Mercado apto para especuladores

La importancia de no ser importantes

Alba, pero no tonto

Se exporta poco, pero mucho

La diplomacia vaticana

Se necesitan dos para bailar el tango

Las casas de cambio

El mundo es redondo

Un tiro al pie

Pobre mi México lindo, tan lejos del cielo

La productividad importa

No son lo mismo peras que manzanas

Cifras para todos los gustos

La guerra económica una vez más

Boliviano no es lo mismo que bolivariano

La libertad es libre

El costo país

Perú-China, un TLC exitoso

¿Tenemos quién nos visite?

Una raya más pal’ tigre

Quiénes son nuestros socios

La dictadura no paga

El peligro no es una nueva constitución

Pura pérdida

La destrucción de un país

Deja vu

Constitución ¿Será que aprendieron de Pinochet?

¿Cuántos productos se exportan?