• twitter
  • facebook
  • rss


diccionario de economía
 


Compartir en Facebook


|
Guerra avisada no mata soldado
Los países de la Unión Europea han formalizado una peculiar amenaza en contra de Irán. Han aprobado un bloqueo petrolero, pero que se haría efectivo a partir de julio del presente año, de modo que los países europeos que dependen en mayor medida de los suministros iraníes tengan tiempo de buscar otros proveedores.
Eso, obviamente -aun cuando no se dice- proporciona a Irán el tiempo suficiente como para buscar otros compradores del crudo que algunos países europeos dejarían de comprar. En esa medida, nadie perdería mucho, y todos habrían salvado su honor.

En el mercado petrolero mundial, las cantidades demandadas y ofertadas seguirían siendo las mismas, por lo cual el precio internacional del petróleo no debería sufrir modificaciones sustantivas. Obviamente los países europeos no tomarían una medida de ese tipo si eso afectara en forma relevante el precio del petróleo que ellos mismos tendrían que consumir. No son tontos ni masoquistas. Son políticos realistas. Es posible que ese proceso de modificación de los proveedores de los países europeos, y la consiguiente respuesta de modificar los destinatarios del petróleo iraní -aun cuando anunciado con suficiente antelación- ocasione algún trastorno transitorio en el mercado, pues aumentarían lo que los economistas llaman "los costos de transferencia", que no son otros que los costos ligados al proceso de comercialización y traslado de los productos.

Además, hay que considerar que Arabia Saudita ya ha ofrecido aumentar su producción actual, si fuese necesario, para efectos de compensar esos efectos marginales, y mantener el precio internacional más o menos en los mismos niveles actuales.

El principal destinatario actual del petróleo iraní es China, que consume 540.000 barriles diarios procedentes de ese país. El segundo comprador es la India, que compra 340.000 barriles diarios, y el tercero es Japón, con 250.000 barriles. Uno podría apostar doble contra sencillo que esos países no apoyarán un bloqueo, ni mucho menos un ataque, contra Irán, y  seguirán comprándole petróleo en las cantidades que sus economías lo requieran, lo cual, en el caso de la China y de la India, bien puede significar cifras cada vez mayores.

Dentro de la Unión Europea, Italia es el país que en mayor medida depende del petróleo iraní: le compra casi 250.000 barriles diarios, lo cual representa 13 % de todo el petróleo que ese país necesita importar. España es el segundo país europeo comprador de petróleo iraní -adquiere 140.000 barriles diarios-, lo cual también representa  13 % de sus compras internacionales de crudo.

Es probable que Arabia Saudita u otros países del Medio Oriente, o Rusia,  o países petroleros del África negra, como Nigeria o Angola,  o incluso hasta la misma Venezuela, estén dispuestas a llenar esos vacíos en el caso que se generen.
Durante mucho tiempo se ha especulado en ejercicios de política-ficción, que se realizan dentro y fuera de Venezuela, con lo que sucedería si se produce un eventual embargo petrolero de Estados Unidos en contra de Venezuela. El caso iraní representa en ese campo un claro precedente. No pasaría nada, fuera de una gran producción, por lado y lado, de discursos  grandilocuentes.

El petróleo venezolano -que representa menos de 20% del petróleo que importa Estados Unidos-  seguiría presente en el mercado mundial, solo que se vendería a otros consumidores, y los norteamericanos seguirían comprando crudo en el mercado internacional, solo que a otros productores.  
Quizá precisamente porque ese escenario podría producir ventajas políticas, sin generar perjuicios económicos, es que sea un escenario no desdeñable, por una o por otra de las partes.

En el caso venezolano podría haber una complicación adicional por el hecho de que las refinerías de Citgo necesitarían seguir produciendo -lo cual es beneficioso para ambas partes- pero en esta modalidad de guerra avisada, que no es una guerra total de destrucción, a problemas como ese se les puede encontrar una solución de caballeros. 

Otros artículos

¿Cómo integrarnos al comercio internacional?

¿Cuánto se importa realmente?

¿Dónde es mejor nacer?

¿Es bueno negociar con el adversario?

¿Para qué se demandan dólares?

Acuerdo comercial entre Ecuador y la Unión Europea

Allende, libertad e igualdad

Brasil: víctima de sus éxitos

Chile es un volcán en peligro de erupción

Chile se abre a una nueva etapa

Chile y Perú: apertura comercial y financiera

Colombia establece libre comercio con Canadá

Comercio regional con monedas locales

Complementación con Argentina

Crédito bancario y confianza pública

Deudas sobre 30%

Dudas de un profano en materias petroleras

Ecuador quiere cambiar de árbitro

El aumento de precio de la gasolina

El canal cambia a Raimundo y al mundo

El FMI y el desempleo juvenil

El gobierno de calle

El precio del petróleo: Ganadores y perdedores

El Sicad no sirve pero entretiene

El tipo de cambio y el comercio internacional

Entendiendo la balanza de pagos

Especialización y diversificación

Especialización y diversificación

Exportaciones y producción suficiente

Expropiar es un derecho, pagar es un deber

Graves enfermedades económicas

Guerra avisada no mata soldado

Hacia dónde va la agricultura venezolana

Hato El Cedral

Hay deudas y deudas

La alianza del Pacífico

La autoridad única en materia de exportaciones

La Celac y la lucha contra el imperio

La desigualdad

La dolarización y la ausencia de dólares

La educación: necesaria, pero no suficiente

La envidia que nos da esa reforma

La experiencia chilena

La innovación

La nueva Colombia

La política agraria de la revolución

La sabiduría política y económica de Brasil

La seguridad alimentaria

Las exportaciones no petroleras

Las malas estadísticas

Las tecnológicas no son hermanitas de caridad

Las zonas francas

La tierra de gracia

La ventanilla única

Ley Antimonopolios

Los cambios y los acuerdos

Los paraísos fiscales

Los problemas de Brasil

Ortodoxia y heterodoxia monetaria

Panamá: una economía heterodoxa

Perú y Colombia firman TLC con Europa

Políticas de promoción de exportaciones

Políticas de promoción de exportaciones

Políticas de promoción de exportaciones

Programas de transferencias condicionadas

Qué significa un buen gobierno

Quien crece y quien se estanca

Un sector agrícola que no alimenta