diccionario de economía
 


Compartir en Facebook


|
La tasa riesgo país
Al día 14 de noviembre la tasa riesgo país publicada por EMBI con relación a Venezuela fue de 43 %. Se trata de una tasa absolutamente prohibitiva
La tasa riesgo país es un indicador emitido generalmente por la EMBI – Emerging Markets Bonds Index - y que pretende medir la posibilidad o probabilidad de que un país incumpla con los compromisos emanados de su emisión de bonos de deuda soberana. 


No se trata un dato emitido alegre e irresponsablemente por una institución financiera internacional dominada por las oscuras y tenebrosas fuerzas el imperio, y que pretenda perjudicar la situación y el prestigio de un determinado país. Mas bien, en principio, es todo lo contrario. La institución que emite finalmente la cifra sobre la tasa riesgo país trata de recoger las condiciones que imperan en el mercado de los bonos de deuda soberana y en función de eso saca sus conclusiones. En la práctica se trata de algo así como un círculo vicioso: el indicador sobre tasa riesgo país se convierte en un antecedente que debe ser tomado en cuenta por los agentes financieros en sus operaciones con bonos soberanos, y ese comportamiento es recogido, a su vez, para conformar el índice de riesgo país del periodo inmediatamente siguiente. 

 
Pero cualquiera que sea la forma en que ese índice se genera y se utiliza, lo cierto es que la banca de inversión a nivel internacional realiza prestamos, o compra de bonos soberanos, tomando en cuenta ese indicador. En otras palabras, cobra una tasa de interés igual o superior a la tasa riesgo país, para cubrirse de la posibilidad de impago. 


Al día 14 de noviembre la tasa riesgo país publicada por EMBI con relación a Venezuela fue de 43 %. Se trata de una tasa absolutamente prohibitiva. Nadie en el mundo puede tomar deuda a esa tasa de interés, pues los intereses y amortizaciones de un crédito de esa naturaleza se convierten rápidamente en una bola de nieve imposible de detener. 


Pero esa tasa de riesgo país extraordinariamente alta – quizás la más alta del mundo en los momentos actuales – no es consecuencia exclusiva, al parecer, ni de la decisión del gobierno venezolano de renegociar su deuda soberana, ni tampoco de la decisión tomada por el gobierno norteamericano en términos de aplicar prohibiciones en relación a ciertas operaciones financieras con el gobierno venezolano, aun cuando esas decisiones indudablemente contribuyen al alza. Ya hace tres meses atrás esa tasa riesgo país estaba en 30 % y hace un año atrás estaba en 23 %, lo cual son tasas menores que las actuales pero igualmente prohibitivas. Por ello es que Venezuela no pudo seguir endeudándose por la vía de emitir bonos soberanos en el último año, a pesar de que las reservas internacionales y la capacidad para importar ya iban cuesta abajo. Aun cuando el gobierno no publique cifras sobre la situación económica del país, los agentes financieros conocen lo básico de la situación nacional, y lo que no lo saben, lo deducen, lo cual termina siendo todavía peor para los intereses del país.


Sergio Arancibia

Otros artículos

¿Cuánto se importa realmente?

Hacia dónde va la agricultura venezolana

Colombia establece libre comercio con Canadá

El tipo de cambio y el comercio internacional

La Celac y la lucha contra el imperio

Políticas de promoción de exportaciones

Políticas de promoción de exportaciones

Chile es un volcán en peligro de erupción

Crédito bancario y confianza pública

Guerra avisada no mata soldado

Especialización y diversificación

Especialización y diversificación

Ortodoxia y heterodoxia monetaria

Brasil: víctima de sus éxitos

Panamá: una economía heterodoxa

Expropiar es un derecho, pagar es un deber

Entendiendo la balanza de pagos

Ley Antimonopolios

La innovación

La seguridad alimentaria

¿Para qué se demandan dólares?

Perú y Colombia firman TLC con Europa

Chile y Perú: apertura comercial y financiera

La experiencia chilena

Allende, libertad e igualdad

Qué significa un buen gobierno

¿Dónde es mejor nacer?

El FMI y el desempleo juvenil

¿Cómo integrarnos al comercio internacional?

La sabiduría política y económica de Brasil

¿Es bueno negociar con el adversario?

La alianza del Pacífico

Las tecnológicas no son hermanitas de caridad

La educación: necesaria, pero no suficiente

Complementación con Argentina

La nueva Colombia

Políticas de promoción de exportaciones

Graves enfermedades económicas

Hato El Cedral

Las malas estadísticas

Programas de transferencias condicionadas

Los paraísos fiscales

La política agraria de la revolución

El gobierno de calle

La dolarización y la ausencia de dólares

La autoridad única en materia de exportaciones

Los cambios y los acuerdos

Ecuador quiere cambiar de árbitro

Las exportaciones no petroleras

Exportaciones y producción suficiente

El Sicad no sirve pero entretiene

Chile se abre a una nueva etapa

La ventanilla única

El canal cambia a Raimundo y al mundo

Deudas sobre 30%

Dudas de un profano en materias petroleras

Los problemas de Brasil

Un sector agrícola que no alimenta

La desigualdad

La envidia que nos da esa reforma

Acuerdo comercial entre Ecuador y la Unión Europea

Hay deudas y deudas

La tierra de gracia

Quien crece y quien se estanca

Las zonas francas

Comercio regional con monedas locales

El aumento de precio de la gasolina

El precio del petróleo: Ganadores y perdedores

Los controles como modelo

Más vale un dólar en la mano que cien volando

¿Con el petróleo a 100…. qué pasaría?

No es solo el petróleo el que cae

Sobre los controles de cambio

Los paraísos fiscales

Ecuador y las salvaguardias

La fuga de capitales

Ecuador no teme innovar

China como gran prestamista

La divisa barata es un subsidio

¿Es riesgoso prestarle a Venezuela?

El dengue y la manipulación genética

Emigración, remesas, autos y dólares

El Mercosur a varias velocidades

La inversión extranjera directa

Un ejercicio de economía ficción

Se necesitan cambios

Mercosur y el arancel externo común

Bolivia y el Mercosur

Los nuevos bancos chinos

Alimentos: la lucha contra el desperdicio

Panamá: mucho más que un canal

La economía le tiene horror al vacío

La alineación maravillosa de los astros

Sobre Allende y su gobierno

Dudas e hipótesis sobre la ralentización china

Preguntas, muchas preguntas

La promoción de exportaciones

Sidor y las cabillas importadas

Las cadenas productivas internacionales

Impuesto al consumo de alimentos

Mitos y realidades sobre el FMI

El petróleo venezolano en el mercado regional

El país tiene solución

El coronel no tiene quien le invierta

La negociación es negociando

El arte de mirarse el ombligo

Contribuciones al programa agrario de la democracia

El yuan entre los grandes

La década perdida en Venezuela

La libre competencia de los aliados

Las agencias de promoción de exportaciones

Planificación y transparencia para enfrentar la crisis

Lo bueno, lo malo y lo dudoso

Sin estrategia la táctica no sirve para nada

Cómo tratar a la inversión extranjera

Peligros del cuarto motor

La desestabilización de Venezuela

Negocio mata política

Superávit tributario

La hiperinflación no es un jugo

¡Esa tropa de capitales cobardes!

Las escurridizas exportaciones venezolanas

Se esperan cambios en el Mercosur

Aquí la gente se muere joven

Los ajustes de Ecuador

Venezuela y la Alianza del Pacífico

Segundo aire

Ni calvo ni con dos pelucas

La unificación cambiaria

¿Cuánto exporta Venezuela de bienes no petroleros?

El brexit y Venezuela

Nueva y buena estrategia es lo que falta

¿Qué es primero, el huevo o la gallina?

La tasa riesgo país y su importancia práctica

El comercio regional de Venezuela

Tenemos que controlar todas las cadenas de producción

No me ayude tanto

¿Para dónde van los reales?

Legados imperecederos de Salvador Allende

Pelear con todo el mundo

El comercio con China

Las ventajas comparativas

El FMI, una vez más

Chile: la justicia tarda pero llega

Los compromisos pendientes del Mercosur

El comercio de Venezuela con Brasil

Mercado apto para especuladores

La importancia de no ser importantes

Alba, pero no tonto

Se exporta poco, pero mucho

La diplomacia vaticana

Se necesitan dos para bailar el tango

Las casas de cambio

El mundo es redondo

Un tiro al pie

Pobre mi México lindo, tan lejos del cielo

La productividad importa

No son lo mismo peras que manzanas

Cifras para todos los gustos

La guerra económica una vez más

Boliviano no es lo mismo que bolivariano

La libertad es libre

El costo país

Perú-China, un TLC exitoso

¿Tenemos quién nos visite?

Una raya más pal’ tigre

Quiénes son nuestros socios

La dictadura no paga

El peligro no es una nueva constitución

Pura pérdida

La destrucción de un país

Deja vu

Constitución ¿Será que aprendieron de Pinochet?

¿Cuántos productos se exportan?

Venezuela y los bloques regionales

Ecuador y las decisiones Opep

Les presento el metanol

¿Qué hacer con el Mercosur?

El más malo de la clase

La seguridad jurídica

Los cien

Salvador Allende y la gran minería del cobre

Agarrar aunque sea fallo

Comparar con el vecino: Colombia

Presupuesto de divisas

El convenio de pagos recíprocos de Aladi

Rublos que queman

¿Puede Venezuela entenderse con el FMI?

Las exportaciones no petroleras en el año 2017

El comercio con Estados Unidos

La tasa riesgo país

La no venta de petróleo a Estados Unidos

Venezuela anda mal con los vecinos