• twitter
  • facebook
  • rss


diccionario de economía
 

NOTICIAS

  • Enviar por correo
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
Compartir en Facebook
Crece la cantidad de crímenes por motivos fútiles
A Fernando Barreto Spínola lo mataron el 16 de marzo a las seis de la tarde en la avenida Rómulo Gallegos, cerca de Los Dos Caminos.

Crece la cantidad de crímenes por motivos fútiles
Aumentan los casos por razones fútiles o innobles (Creditos: Archivo)

07/04/2013 12:07:00 p.m.|Airam Fernández.-
El comerciante de 59 años, oriundo de Madeira (Portugal), estaba parado al frente de su panadería cuando vio a dos motorizados que estaban robando a una señora en plena calle. Intentó ayudarla, pero el parrillero de la moto se lo impidió: un solo disparo bastó para dejarlo tirado en el pavimento, inmóvil. Fue un hecho sin razón lógica, porque sí. 

En términos legales, estos crímenes se conocen como homicidios por motivos fútiles e innobles. Son esos que no se explican ni se justifican, porque no guardan proporción entre el propósito y la acción .

Barreto Spínola no falleció en el acto. Mientras los hampones huían y su cuerpo estaba en medio de la avenida, llegó una patrulla de Polisucre para auxiliarlo. Lo llevaron a la clínica El Ávila, en Altamira, pero ahí murió una hora después de aquel suceso que fue observado por una de sus empleadas, escondida y asustada, desde la caja registradora. A 18 días del lamentable hecho, la muchacha dice que todavía se encuentra en estado de shock.

Son patrones violentos que se repiten en la cotidianidad del país y que se reflejan en las páginas de sucesos de los periódicos. Lo señalan especialistas, criminólogos e investigadores en el área, y se confirma tras una revisión exhaustiva del archivo de Últimas Noticias (ÚN) para comparar los primeros tres meses de este año (2013) con el mismo período del año anterior.

Desde el 1º de enero hasta el 31 de marzo de 2012, ÚN registró 122 homicidios por motivos fútiles, en Caracas, de diferentes categorías. El primer trimestre de este año cerró con 127 casos, también en la capital .aspx" target="_blank" title="Ir al ABC de la Economía" class="simpleLink"> capital , unos más sangrientos que otros.

De los 122 casos del año pasado, 114 fueron hombres. El rango de edad de las víctimas masculinas está entre los 21 y los 30 años. Mientras, las mujeres asesinadas fueron 8, en el mismo rango de edad.

Este año ÚN ha registrado, hasta el último día de marzo, los asesinatos de 111 hombres y 16 mujeres, con edades que oscilan entre 21 y 68 años. Sólo en la ciudad capital .aspx" target="_blank" title="Ir al ABC de la Economía" class="simpleLink"> capital .
En el oeste de Caracas se registran la mayoría de los casos, concentrados en dos puntos: Petare, con 36 casos en el primer trimestre de 2012 y 21 en 2013; mientras que Catia tuvo 9 entre enero y marzo de 2012, y 6 en el mismo período de este año.

Quédate tranquila

El pasado 4 de enero, cuando el año apenas estaba comenzando, este titular impactó: Mató al dueño de una perrita porque la mascota lo olfateó. La víctima fue Anthony Parra, de 25 años, quien fue abaleado por un sujeto no identificado pero de edad similar.

"Las veces que he ido a la policía me dicen que me quede tranquila porque ya puse la denuncia, que me vaya a mi casa, no sea que me agarren a mí también, porque el tipo sigue suelto. Yo ya no creo que lo agarren, por eso tengo miedo, capaz y si sigo indagando o buscándolo me pasa algo. Es que yo sé cómo son esos tipos, se las descobran", dijo Karina Hernández, esposa de la víctima, en conversación telefónica. Su miedo a una posible venganza no la deja hablar más.

Del lamentable hecho ya se ha dicho bastante: estaban en una playa de Vargas, jugaban con Princesa, su perrita cocker, pasó un joven que se molestó porque la mascota le olió los pies, discutieron. Horas después lo persiguió hasta la parada de autobuses en Gato Negro (Distrito Capital ) y le disparó.

La revisión revela similitud en algunos casos. El 1º de enero, Celsa Torres, de 68 años, fue hallada estrangulada en su apartamento en Puente Hierro. Vecinos de la zona dijeron que fue una venganza porque la señora se quejaba de que en diciembre algunos vecinos hicieron muchas fiestas y no la dejaban dormir.

El 5 de enero del año pasado, un ecuatoriano que residía en Caricuao fue asesinado a batazos por una discusión que tuvo con un vecino. Este año ocurrió algo similar, también con un bate: el 15 de enero los periódicos reseñaron que un niño de 13 años había golpeado a su madrastra hasta matarla. Lo hizo mientras ésta dormía en su casa, en el barrio de Petare.

Bombita

"La Venezuela de los años 80 tenía un sistema represivo, de leyes muy inquisitivas. Ese no era el mejor método, pero todo se cumplía. Si nos enterábamos de que Pepe había matado a alguien, lo buscábamos hasta debajo de las piedras y lo traíamos. Ahora ni siquiera buscan al tal Pepe porque hay un déficit de investigadores y expertos de aproximadamente 15%. No hay laboratorios criminalísticos, no hay buenos jueces, no hay suficientes cárceles y no hay programas de reinserción de delincuentes y exconvictos a la sociedad. Con un panorama así, es muy fácil delinquir", explica el comisario Godoy.

¡Plo, plo, plo! Matar con saña y descargar la rabia con balas, puñales o bates, y por las razones que sean, como para asegurarse de que el muerto, muerto se quedará.

El 6 de marzo de este año, Yulimar Valladares fue encontrada muerta dentro de su apartamento en Los Dos Caminos. Estaba desnuda, con un cuchillo encajado en el cuello, enrollado por un cable de teléfono. Una amiga de su infancia dijo a ÚN que la infortunada no tenía problemas con nadie y que por eso la familia aún no se explica lo que pasó.

La versión policial indica que el crimen fue pasional, igual que el sonado caso de Cuyagua, durante el pasado asueto de Semana Santa, en el que murió de cuatro disparos en el rostro una joven de 21 años, identificada como Alexandra Illanahyz Oropeza. En principio, trascendió que el victimario la había invitado a bailar tambor y ella se negó, razón por la que le disparó a ella y otros presentes. Sin embargo, las investigaciones apuntan a un hecho pasional.

El 24 de febrero de 2012, Kenyer Ruiz, de 19 años, fue asesinado en Petare. Le dieron 16 balazos en el tórax, brazos, piernas y uno en la frente. Hace dos meses, para la época de Carnaval, Ángel Gende murió a sus 28 años en La Vega, mientras jugaba con bombitas de agua. Al parecer, mojó a un sujeto que se molestó y le disparó cinco veces.

Los expertos consultados coinciden en que una de las vías para empezar a cambiar la situación son las campañas de prevención y la reconcepción de los valores inculcados, por muy trillado que suene.

El criminólogo Garrido sugiere el apoyo a las medidas propias y alternativas que ofrece el Gobierno para la resolución de conflictos en las comunidades, bien a través de un juez de paz, un prefecto o una figura similar.

Ve mucho potencial en la Gran Misión A Toda Vida Venezuela, el proyecto gubernamental que se inició el año pasado para "reducir la criminalidad y rescatar la convivencia". "La misión A Toda Vida apenas está arrancando. Hay que esperar su desarrollo, que es lo más difícil. Si se cumplen todos los objetivos planteados en el programa, que son de corte preventivo en su mayoría, se verán buenos resultados".

Considera que la primera responsabilidad está en las familias, las escuelas (con capacitación especial de docentes para reconocer la violencia y canalizarla), las comunidades y los cuerpos policiales; las demás instituciones gubernamentales llevan el resto del peso del trabajo por hacer.
¿No has encontrado lo que buscas? Utiliza el buscador