Inicio » Cultura » La Torre de Babel está en Nueva York
Foto: David Mcspadden | Flickr

La Torre de Babel está en Nueva York

Esta ciudad es un crisol de las diferentes lenguas y parafraseando la canción "Dios los cría y ellos se juntan"

Ángel Arráez / Nueva York.- Se puede afirmar que Nueva York es lo más parecido a la Torre de Babel, pero al contrario de lo que se puede leer en la Biblia. De acuerdo con las sagradas escrituras “Dios para evitar la construcción de la edificación, hizo que los constructores hablaran distintos idiomas y se dice que ese es el origen de los diferentes idiomas o lenguas que luego se expandieron por toda la tierra”.

Nueva York es un crisol de las diferentes lenguas y parafraseando la canción “Dios los cría y ellos se juntan”.

Creo que un buen ejemplo puede ser lo siguiente: Entré a una tienda para comprar unos guantes y busque entre los grandes pasillos; conseguí lo que buscaba, pero no eran de mi talla. En la sección había un hombre, me acerqué y le hable en inglés. Él me respondió “no speak english”; le hablé en español y me respondió de nuevo “no english” y seguido me dice “rusian”. Sonreí, no me quedó otra. Doy una vuelta, él me llama y me habla mostrándome una chaqueta, se la pone y me hace señas de que si le queda bien; alzó la señal internacional que no falla: el pulgar hacia arriba, que es aprobación desde tiempos inmemorables.

Me voy para seguir en lo que andaba, buscando guantes, pero pensando, que locura, ninguno de los dos hablaba una lengua común, sin embargo, nos entendimos.

El otro ejemplo, es que estaba en la estación central de buses comprando un ticket en una máquina expendedora, de pronto, un señor con cuatro niñas me pide (haces señas) que lo ayude con la expendedora. Le informo los pasos, pero para cancelar se debe saber a qué zona, y estas van por número del 1 al 10 o más dependiendo del sitio. Le digo que no lo puedo ayudar.

En la máquina de al lado hay una joven que me pide le cambie unas monedas, y en inglés me pregunta “qué quiere el señor” y le explico. Ella suelta una palabra en español y me asegura que lo ayudará. Me despido del grupo no antes sin hacerle señas al señor para informarle que la chica colaborará con él.

Camino al bus trato de entender en qué idioma me hablo el señor.

Termino por creer que Nueva York es Babel.

 

Lo Último

lo Más Visto