• twitter
  • facebook
  • rss


diccionario de economía
 

EMPRESAS

  • Enviar por correo
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
Compartir en Facebook
Aporte de 1% al deporte afectará aún más rentabilidad de las empresas
Una nueva carga tendrán que asumir las empresas venezolanas y las extranjeras establecidas en el país de aprobarse la Ley Orgánica del Deporte y Actividad Física, que está siendo discutida en la Asamblea Nacional.

27/07/2011 08:21:26 p.m.|Ingrid Rojas R ..- Se trata de una contribución de 1%, la cual tendrá que ser pagada por todas aquellas compañías cuyos ingresos netos anuales superen las 20.000 unidades tributarias (UT), es decir, los 15,2 millones de bolívares fuertes al año, tomando en cuenta que cada UT equivale a Bs.F. 76.

Si bien el monto pudiera parecer bajo para quienes no conocen la estructura de costos de las empresas, la carga no resulta nada liviana y, mucho menos, cuando éstas tienen que lidiar con la Ley de Costos y Precios Justos, que acaba de entrar en vigencia.  
Leonardo Palacios, abogado especialista en materia tributaria, no duda que "un número importante de empresas verán mermadas sus ganancias o no tendrán rentabilidad, como consecuencia del mayor control de la economía que -en su opinión- significa el instrumento legal, promulgado el pasado 18 de julio.

Señaló que la contribución parafiscal contemplada en la ley orgánica del deporte afectará aún más las ganancias, pues verán limitada y condicionada su rentabilidad al dificultar que las contribuciones sean reflejadas en los costos y demás elementos que conforman los precios.

La lista es larga

El aporte de 1% que -de acuerdo al proyecto de ley orgánica del deporte, actividad física y educación física- se suma a la lista de impuestos nacionales (sobre la renta, al valor agregado y los derechos y tasas aduaneras) y municipales (a las actividades económicas inmobiliario urbano, de propaganda comercial, de vehículos y tasas por aseo urbano).

También se añade a otras contribuciones parafiscales como son Inces, paro forzoso, seguro social, ciencia y tecnología, fondo nacional antidrogas, Banavih, y los impuestos estadales.

Palacios parte de la idea según la cual tales contribuciones, así como la de 1% establecida en la ley orgánica del deporte, viola disposiciones constitucionales, pues rompe con la transparencia de la actividad financiera presupuestaria.

Señala que la parafiscalidad obstaculiza el control del aumento del gasto público, dado que los recursos que deberían entrar a la Tesorería Nacional escapan a un control inmediato y efectivo, al pertenecer a entes descentralizados con personería propia y patrimonio separado.

Más importante aún -asegura- que la República se verá seriamente afectada en la percepción de ingresos de fuente tributaria no petrolera en virtud de que las contribuciones parafiscales como la contemplada en el instrumento legal en discusión en el Parlamento, inciden en la cuantía de la rentabilidad que sirve de base para el cálculo y pago del impuesto sobre la renta anual.

Palacios observa que la adopción de la base de ingresos brutos o netos es altamente regresiva, puesto -señala- que, aun sin rentabilidad alguna, se verán obligadas a pagar esta contribución.

Considera que de esta forma, se viola el principio de progresividad y consulta a la capacidad contributiva.

Sugiere que, pese a la inconveniencia de crear esta contribución, de establecerse, tendría que adoptarse como base de cálculo la renta neta fiscal después del pago de Islr, de manera de evitar efecto inflacionario.

"Una regla de oro en cualquier economía es que los tributos tienen una incidencia en los precios de bienes y servicios, pues son susceptibles de traslación", explicó al hacer un análisis del proyecto legal.
Originalmente el instrumento contemplaba que la contribución sería aplicada a empresas cuyos ingresos brutos anuales superaran las 7.000 unidades tributarias.

La obligación contemplada en el proyecto de ley orgánica del deporte fue cuestionada recientemente por la Confederación Venezolana de Industriales (Conindustria), que advirtió el riesgo que corre el patrocinio deportivo y estimó conveniente que, en todo caso, se fijara sobre los ingresos netos a partir de las 100.000 unidades tributarias.

El especialista coincide con esta apreciación, partiendo de la idea de que 100.000 UT es la misma base contributiva prevista en la Ley Orgánica de Ciencia, Tecnología e Innovación.

Uso de recursos en duda

De acuerdo a lo establecido en el proyecto legal, los recursos que se recauden por concepto de 1% sobre ingresos netos estarán destinados al fondo nacional para el desarrollo del deporte, la actividad física y la educación física.

Palacios teme que, al ser administrados por el Instituto Nacional de Deportes, el dinero puede distraerse en burocracia, gasto corriente o publicidad, en vez de destinarse de manera eficaz y eficiente al deporte.
El directorio del IND será el responsable de determinar los proyectos a ser financiados con recursos del fondo, según lo dispuesto en el artículo 68 del proyecto en discusión.

"Esto implica un manejo discrecional y con tendencia a exclusiones que afectarán el grado de eficacia y eficiencia de la promoción, organización y administración del deporte y la actividad física bajo el apoyo entusiasta del sector privado", señaló.

Prefiere que se deje a las empresas la libertad de invertir en el deporte y, en vez de más presiones, se les otorguen incentivos.
¿No has encontrado lo que buscas? Utiliza el buscador