diccionario de economía
 

Internacional

Compartir en Facebook

Lecturas lectura(s)


Ruptura Venezuela-Panamá con los días contados
Los expertos consultados ven la oportunidad de "borrón y cuenta nueva" (que le conviene a ambos países) a partir de las elecciones en Panamá

(Créditos: Web)

24-03-2014 08:44:00 a.m. | Fabiana Culshaw.-
Desde que el presidente Nicolás Maduro rompiera relaciones diplomáticas y políticas con Panamá el pasado 5 de marzo y ese país denunciara a Venezuela en la Organización Mundial del Comercio (OMC) el 20 de ese mes, la crisis bilateral ha empeorado, pero esta tiene los días contados, según las proyecciones de los analistas.

Los expertos consultados ven la oportunidad de “borrón y cuenta nueva” (que le conviene a ambos países) a partir de las elecciones generales en Panamá, que serán el próximo 4 de abril.

“Independientemente de quien resulte ganador en Panamá, es probable que el restablecimiento de las relaciones ocurra gradualmente, más temprano que tarde”, proyectó el internacionalista Kenneth Ramírez. 

“Venezuela tuvo que adoptar medidas temporales de ruptura,  como llamado de atención ante posibles intervenciones de EEUU en sus asuntos internos, pero el nuevo Gobierno de Panamá buscará acercamiento”, dijo el analista político Nicmer Evans.

Algo similar ocurrió con Colombia en el año 2010, cuando la crisis diplomática con Venezuela  llevó a que se cortara el comercio y se militarizara la frontera, hasta que en el peor momento de esa crisis, hubo un cambio de Gobierno en Colombia y el presidente Álvaro Uribe dio paso a Juan Manuel Santos, quien no dudó en estrechar manos con el entonces presidente Hugo Chávez.

La historia muestra que el  pragmatismo termina imponiéndose a las diferencias, cuando hay intereses comunes de por medio. En el caso de Panamá, el comercio bilateral asciende a $1.000 millones, el 30% de los despachos de la Zona Libre de Colón van a Venezuela (antes del rompimiento de las relaciones) y la isla de Margarita y Paraguaná dependen en casi 70% de las importaciones de China y Europa que llegan vía Panamá, según datos de la Cámara de Integración Venezolano-Panameña.

Por qué se llega a los extremos

“El Gobierno de Venezuela rompió relaciones con Panamá por razones netamente políticas. Necesitaba dar una alerta fuerte a los países de Centroamérica y el Caribe sobre lo que también les podía suceder, en un momento en que debían votar en la Asamblea  de la OEA, sobre el caso de Venezuela.  Este Gobierno logró su objetivo, porque la mayoría de los países de la región votó a su favor”, opinó Ramírez.

El analista se refiere a la resolución del Consejo Permanente de la OEA  (7 de marzo, en Washington) de descartar que viniera una comisión observadora a Venezuela, ante las manifestaciones y las acciones violentas en las calles de este país. 

No faltan los analistas que piensen que Venezuela  debía dejar clara su posición de defensa de la soberanía nacional y de no intromisión (directa o indirecta) de EEUU en sus asuntos. Según Evans, “el rompimiento es pertinente, aunque podía haber sido planteado con más protocolo diplomático internacional”.

Otros, con suspicacia, ven que el rompimiento de las relaciones sirve para justificar el impago de la deuda venezolana con los empresarios del istmo, o para ganar tiempo para el cumplimiento. Esta asciende a unos $520 millones, según cifras oficiales de Panamá.

A la tensión política de los últimos meses se le agregó el hecho de que Panamá ofreció su silla en la   OEA a la diputada María Corina Machado el pasado viernes. Sin embargo, el tema de Venezuela fue descartado de la agenda de  sesión de ese día. 

Entre lo lícito y lo ilícito

Las relaciones bilaterales han estado tensas desde que el Gobierno de Ricardo Martinelli y los empresarios panameños vieran en los capitales venezolanos una oportunidad, sobre todo en el período 2004-2009.

“La fuga de capitales venezolanos hacia Panamá ha sido fuerte. Gran parte de ese movimiento es lícito, pero eso no quita el hecho de que en Panamá se haya montado todo un sistema para recibir rápida y fácilmente el capital venezolano, como aprovechándose de la situación. Panamá no vio el tema como un problema de políticas públicas de Venezuela, sino como un negocio para ellos. Eso molesta al Gobierno de Maduro”, señaló Evans.

El analista agregó que existen casos irregulares que se han descubierto en materia de capitales de origen dudoso que salían de Venezuela para ser invertidos en Panamá.

 “Existe en Panamá un gran estímulo para captar capitales, como sea. También los raspatarjetas afectan las relaciones entre los países”, acotó Evans.

“El pasado más oscuro de la historia de Panamá data de la época de Manuel Antonio Noriega, en los años 80-90, quien recibía fondos del narcotráfico, pero luego se dio en ese país una serie de gobiernos democráticos y esfuerzos para combatir la corrupción. Panamá se ha ido profesionalizando, se ha beneficiado de empresas venezolanas y de otros países en un buen sentido, y ahora quiere unirse a la Alianza del Pacífico”, defendió Ramírez.

Lo cierto es que los analistas coinciden en que los cuestionamientos que se han dado últimamente, sobre la legalidad de capitales y movimientos en ese país desde Venezuela, deberían investigarse. De lo contrario, las acusaciones entre los gobiernos  no pasarán de “señalamientos de micrófono”. 

Según el internacionalista Julio César Pineda, “todos los países tienen leyendas negras y versiones doradas. Todavía hay zonas que se prestan al narcotráfico, pero se han activado mecanismos de control, que les conviene tanto a  Panamá como a Venezuela”.

A su juicio, urgen las posiciones de acercamiento por la situación de desabastecimiento en Venezuela y la necesidad de cobro de los empresarios panameños. “La importancia del Canal de Panamá debería ser otro punto de encuentro”, concluyó Pineda.

Tipos de negocios

Luego de la crisis norteamericana y europea del año 2009 que afectó la llegada de capitales a Panamá, se retomó la tendencia ascendente de ese indicador, elevándose a $2.500 millones en el año 2011. De ese monto, más de 12% provenía de Venezuela, según la Cámara de Comercio, Industria y Agricultura de ese país.

En 2011, la International Property Networks (IPN) publicó que $1.400 millones de la banca panameña provenían de Venezuela y fue creciendo en los años subsiguientes.

La Superintendencia de Bancos de Panamá indica que Venezuela ocupa actualmente uno de los primeros lugares en los depósitos externos en el sistema bancario panameño. 

Uno de los mayores incentivos de ese país es su economía en crecimiento, políticas de incentivos a la inversión, exoneración de impuestos en muchos renglones y préstamos a largo plazo, con bajos intereses para el desarrollo de sectores económicos estratégicos. 

Para muchos inversionistas, Panamá es un país de tránsito y, para otros, es un hub para la expansión regional. 

Existen unos 60.000 venezolanos que viven en Panamá, más de 600 empresas en ese país creadas por  venezolanos, y unos $2.000 millones de inversiones venezolanas en ese país, según datos de la Cámara de Integración Venezolano-Panameña.

Venezuela exporta derivados de petróleo y aceites a Panamá, y de allí llegan electrodomésticos, calzados, ropa, medicinas y muchos otros productos, que vienen de Asia y Europa. 

Francisco de Sola, presidente de la Cámara, agregó que “no hay que olvidar que la gente común también necesita y reclama sus remesas”.

¿No has encontrado lo que buscas? Utiliza el buscador
Etiquetas Relacionadas




ATENCIÓN. No se permite la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o cualquier contenido que infrinja lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Antes de escribir tus comentarios lee las Normas de Participación en El Mundo.