diccionario de economía
 

POLÍTICAS PÚBLICAS

  • Enviar por correo
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
Compartir en Facebook
¿Hay entorno para crear?
Venezuela se ubica en la posición 114 del Índice Mundial de Innovación 2013.

¿Hay entorno  para crear?
Universidades venezolanas se ubican en el puesto 49 del QS University Ranking. (Creditos: sxc)

09-07-2013 04:03:16 p.m.|Argélida Gómez.- Innovar no es solo creación, se requiere de una adecuada combinación de factores en varios frentes: instituciones, competencias, infraestructura, integración en los mercados globales y vínculos con la comunidad empresarial. En el Índice Mundial de Innovación 2013,  recién publicado por la Organización Mundial de Propiedad Intelectual (Ompi) de la ONU, Venezuela se ubicó en el puesto 114.

El país remontó cuatro peldaños con relación al año 2012, cuando ocupó el escalón 118; pero sigue en el foso de la clasificación regional, solo por encima de Nicaragua y muy distante de Costa Rica, que está en la casilla 39 a escala global y en la primera de Latinoamérica.

Sin embargo, el país tiene puntos fuertes en algunos indicadores como la matrícula universitaria (su mejor subíndice global, puesto 12), la oferta empresarial de adiestramiento formal (18), la exportación de servicios audiovisuales (31), o los trabajadores del conocimiento (puesto 41), pero para mejorar su rendimiento y clasificación se debe revisar el desempeño del país en categorías como Instituciones y Desarrollo de Mercado, en las que ocupa el lugar 142,  última posición del ranking global.

El Índice Mundial de Innovación 2013 comprende 142 economías de todo el mundo y utiliza 84 indicadores relativos a la calidad de las principales universidades, la disponibilidad de microfinanciación y acuerdos de capital de riesgo, entre otras variables que evalúan las capacidades y los resultados ponderables en el ámbito de la innovación.

La Ompi destaca que el índice  - que se alimenta de fuentes de datos como Unesco, Banco Mundial,  Agencia Internacional de Energía, investigaciones del Foro Económico Mundial, etc.- se basa en una "metodología de computación transparente y replicable con 90% de confianza por cada clasificación (Índice Mundial de Innovación, subíndices de resultados e inversiones en innovación)" y un análisis de los factores que incide en los cambios anuales de los resultados.

El estudio constituye una guía de las capacidades y resultados en innovación de todo el mundo. Se tiene en cuenta la función fundamental que esta desempeña como motor del crecimiento y progreso económico y la necesidad de que exista una visión amplia y horizontal de la misma aplicable a las economías desarrolladas y emergentes.

La ONU lo considera fundamental (el secretario general, Ban Ki-moon, participó en la redacción del informe final), ya que se ha convertido en un útil instrumento de referencia que facilita el diálogo entre el sector público y el privado, en cuyo marco tanto políticos como empresarios y sectores interesados pueden evaluar con regularidad los progresos.

Es pues una medición espejo que permite a los países orientar las políticas y revisar las prácticas más extendidas de innovación y progreso. "Los aspectos en los cuales se centra el índice hacen del informe una valiosa guía para los encargados de elaborar las políticas a la hora de establecer estrategias en sus respectivos ecosistemas de innovación", dijo el director general de la Confederación de Industrias de la India, Chandraji Banerjee.

En general, las autoridades de la Ompi observan un precavido optimismo en lo que respecta a la inversión global en investigación  y desarrollo (I+D), que aumentó 10% en lo tocante a las 1.000 principales empresas basadas en I+D, así como una notable estabilidad entre las naciones más innovadoras.

Desempeño local

El índice (http://www.globalinnovationindex.org) se calculó a partir del promedio de dos subíndices. Uno de ellos tiene que ver con los recursos invertidos en innovación, que evalúa elementos de la economía que incorporan actividades innovadoras. Se divide en cinco pilares: 1 Instituciones, 2 Capital humano e investigación, 3 Infraestructura, 4 Desarrollo de los mercados y 5 Desarrollo empresarial.

 El otro subíndice es el de resultados de la innovación, que refleja datos reales sobre desempeño. Se divide en dos: 6 Producción de conocimientos y tecnología y 7 Producción creativa.

Hay que destacar que a pesar de la crisis presupuestaria de los últimos años, las universidades venezolanas se ubican en el puesto 49 del QS University Ranking (top 300), un punto fuerte que mejora la clasificación del país en el índice de innovación.

No obstante, la brecha en los resultados de Venezuela se debe principalmente al manejo institucional-regulatorio y político-económico y se ubica principalmente en las categorías Instituciones y Desarrollo de Mercados.

En esta última se miden indicadores como créditos, inversiones y comercio, y en la primera se analizan entorno político, regulatorio y de negocios, que valoran indicadores como estabilidad política, efectividad gubernamental, libertad de prensa, reglamentos de ley, despidos, salarios, facilidad de negocios, pago de impuestos y manejo de bancarrota. Todos estos constituyen puntos débiles en los que el país  ocupa la última posición.

¿No has encontrado lo que buscas? Utiliza el buscador