• twitter
  • facebook
  • rss


diccionario de economía
 

POLÍTICAS PÚBLICAS

  • Enviar por correo
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
Compartir en Facebook
Venezuela es el país con menos desigualdad social en la región
Un estudio reciente de la ONU señala que América Latina y el Caribe emprende una nueva fase de urbanización que la enfrenta a desafíos en sus políticas de planificación y prestación de servicios.

Venezuela es el país con menos desigualdad social en la región
Venezuela toma acciones para combatir a la pobreza (Creditos: Joaquín Ferrer)

24/08/2012 07:44:11 a.m.|Fabiana Culshaw.- Uno de los grandes males de América Latina y El Caribe es la desigualdad social. Venezuela no es una excepción a este panorama. Sin embargo, el país arroja un índice Gini de 0,41, lo que significa que es el que menos sufre de este problema en toda la región, seguido de Uruguay.

Así lo señala el informe "Estados de las Ciudades de América Latina y El Caribe 2012", que acaba de publicar la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

Los países más desiguales en términos de la distribución de la renta son Guatemala, Honduras, Colombia, Brasil, República Dominicana y Bolivia, en ese orden, todos con un coeficiente por encima de 0,56.

En el área social, el estudio revela que gran parte de los países de la región ha logrado reducir la proporción de personas viviendo en pobreza en las ciudades, además de haber mejorado las condiciones de vida de los habitantes.

Actualmente, existe suficiente conocimiento y experiencia institucional para impulsar políticas urbanas de inclusión social, porque la región ha sido laboratorio de muchas innovaciones en temas relacionados con la planificación y gestión de la ciudades.

Ese conocimiento, bien canalizado, permitiría impulsar un modelo de desarrollo que privilegie la inclusión, el empleo local, la diversidad social y cultural y la reafirmación de los espacios públicos y ambientales. Hasta ahora, ese impulso ha sido dificultoso en la práctica, señala el informe. 

También existe mayor conciencia de las relaciones entre las ciudades y el medio ambiente, así como algunos proyectos ecológicos que destacan, aunque la mayoría incipientes.

El estudio también señala que esta región es la más urbanizada del mundo y que atraviesa una nueva transición en esta materia, lo que representa retos, especialmente en políticas de desarrollo, planificación de infraestructura y empleo.

La población venezolana ha ido incrementando su migración a Caracas y otras ciudades desde hace décadas, hasta llegar al 90% de urbanización actual. En este país, Argentina y Uruguay, la población activa del campo no ha crecido o ha disminuido desde el año 1990, según el estudio.

En materia económica, la región aparece con un panorama alentador, dado que muchos países han salido de un largo período de espiral de deuda y están mejor preparados para resistir las crisis mundiales. Más de dos tercios de la riqueza de la región procede de las ciudades y centros urbanos secundarios.

El PIB regional se reparte de manera irregular: 32% corresponde a Brasil, 25% a México, 21% a los países del Cono Sur, 16% a los países del arco andino-ecuatorial, 5% a Centroamérica y solo 1% al Caribe.

La contribución económica de Brasil es proporcional a su peso demográfico
; México y el Cono Sur aportan más a la producción que su cuota en población, mientras que los países andinos, Centroamérica y el Caribe tienen una participación en el producto bruto inferior a la de sus habitantes en el conjunto regional.

El informe indica que los principales cambios en el escenario económico regional entre 1970 y 2009 fueron el incremento del aporte de Brasil en el PIB (en ocho puntos porcentuales), un aumento modesto de México y Centroamérica, y la fuerte contracción del Caribe.
En el caso del Cono Sur, la disminución se debió, en buena medida, a la menor participación de Argentina.

Varios países de América Latina y el Caribe muestran un déficit cuantitativo de vivienda que supera 50% del total de hogares, como Honduras y Nicaragua.

Ese indicador es superior al 30% en Argentina, Bolivia, El Salvador, Paraguay, República Dominicana y Venezuela.
La ONU afirma que, con casi 80% de la población viviendo en ciudades, muchos gobiernos se están enfocando en lograr centros urbanos más inclusivos, sostenibles, con mayor movilidad social y con mayores espacios públicos y mejor pensados.

Es una realidad que muchas de las ciudades han conocido una transformación urbana traumática y a veces violenta por la celeridad, marcada por el deterioro del entorno y por la desigualdad social, por lo que se requieren esfuerzos en el período de transición hacia un conjunto más organizado.

La ONU concluye en el estudio que en esta nueva fase socio-económica de América Latina y El Caribe, se requiere el interés colectivo en nuevas políticas para una planificación urbanística acorde al crecimiento poblacional citadino de las últimas décadas, así como mayor cohesión social y territorial, y reformas legales que promuevan la armonización para el desarrollo equitativo de las ciudades.


¿No has encontrado lo que buscas? Utiliza el buscador