• twitter
  • facebook
  • rss


diccionario de economía
 

LIBROS

  • Enviar por correo
  • Aumentar texto
  • Disminuir texto
Compartir en Facebook
Eduardo Lalo: "No sé si vuelva a escribir novelas"
El escritor y artista visual puertorriqueño, ganador del Premio Internacional de Novela Rómulo Gallegos 2013, habla de las "furias" de la fama y de su obra futura.

Eduardo Lalo: "No sé si vuelva a escribir novelas"
Ganador del Premio Internacional de Novela Rómulo Gallegos. (Creditos: Renier Otto)

09/08/2013 04:02:00 p.m.|Albinson Linares.- Era de día y estaba recostado sobre la cama. El escritor acababa de dejar a su hijo de 10 años en un campamento de verano y terminó de leer una biografía de Emil Ciorán mientras yacía con placidez en el sopor del calor puertorriqueño.

De repente sonó el teléfono y  Eduardo Lalo escuchó, desde la lejana Caracas, como un jurado decidió cambiarle la vida al otorgarle el Premio Internacional de Novela Rómulo Gallegos a Simone, su libro más reciente: "Supe que había pasado algo de lo que no me había enterado. Es una experiencia de irrealidad porque estás en la cotidianidad básica, banal y, de pronto, se desatan todas estas furias. Fueron horas en las que el teléfono no paraba de sonar", explica con emoción.

De la lejana Venezuela conoce las obras de Salvador Garmendia y Arturo Uslar Pietri pero confiesa que ocurre lo mismo que con los autores de Puerto Rico: "Nuestra literatura viaja poco. De un tiempo a esta parte ese fenómeno parece empeorarse. Estamos volviendo a la época anterior al boom en que cada país estaba aislado en su literatura", critica.

Lalo, quien también posee una sólida carrera como artista plástico, recuerda entre risas que la tarde en que supo el veredicto estuvo a punto de recibir a los fotógrafos en chancletas y franela, su atuendo de profesor que disfruta de las vacaciones escolares, pero reflexionó y decidió afeitarse: "Esas fotos le dieron la vuelta al mundo, tú sabes, es tanta emoción que no supe manejarlo pero me habría encantado mostrar la imagen de un vagabundo. Es más poético", dice con risas.

Espera resolver su problema de vivienda con este premio puesto que vive en casa de su madre, luego de uno de sus naufragios personales.

-No abundan los ejemplos de artistas plásticos que se consagran en literatura...

Hay una serie de escritores como Henri Bischof, Pierre Klossowski y los surrealistas que compartían ambas disciplinas pero no es común. Mi primer amor fue la literatura y a los 20 años empecé a acercarme a la plástica. Nunca cursé estudios de artes porque fui autodidacta.

-¿Es más sólida su trayectoria como artista plástico?

A los 20 años me fui a Francia y solicité ingresar en una escuela, preparé un dossier terrible pero vieron algo en mi y me aceptaron. Luego hice una carrera con 12 exposiciones individuales y muchas colectivas. Algunos de mis libros son de fotografía y he dirigido dos largometrajes en video pero siempre he estado asociado con el hecho literario.

-¿Ambas disciplinas nutren su búsqueda artística?

Para mi son dos canales diferentes. El mundo visual es menos racional y, por la naturaleza del lenguaje, el literario es más lineal. Son experiencias liberadoras. Cuando estoy demasiado metido en las palabras, ir a la plástica es como un baño de aire fresco.

-¿Comparten sus procesos creativos, son vasos comunicantes?

Siempre han estado conviviendo. Hubo periodos en los que casi no escribí y estaba centrado en la plástica, como en los 90's, eso tenía que ver con mis frustraciones. Los libros que publicaba caían en el vacío, generaban pocas reacciones y me iba por otra vía. Pero siempre volvía a escribir.

-Sin embargo su literatura está signada por una exploración constante...

En los dos casos no hay un plan. Trabajo a través de la improvisación. No me propuse escribir una novela sobre una china, como Simone, eso surgió con la escritura. Ando siempre con libros, la libreta y mi pluma por lo que, en cualquier momento, cuando siento que me llega un trozo de texto me detengo y lo anoto.

La historia de Simone

-¿Cómo fue el proceso de escritura de esta obra?


Hace diez años hice una primera versión, de principio a fin, después de que publiqué una novela titulada La inutilidad.
El texto tuvo que esperar a que publicara tres libros que me parecen más valiosos que Simone. Pero hace tres años llegó el momento en que quise liquidarla para no perderla. Me interesaba mucho el material y lo veía como mi último proyecto novelístico.

-¿Tiene una fascinación por las figuras femeninas transgresoras?

Es interesante explorar cosas que no son convencionales. Se trata de explorar los límites de lo novelesco y la sexualidad de estos seres tan desencajados. El hecho de que la protagonista de Simone sea una china, lesbiana, que se enamora de un hombre en Puerto Rico era "estirar la liguita narrativa"  para ver si se rompía.

-¿Alguna vez conoció a alguien como Li Chao?

Nunca he conocido a nadie como Li, ella es pura ficción. Fui construyendo ese personaje a ciegas y empecé a traerle luz para hacerlo creíble. Lo único que hice para no cometer un error histórico fue leer sobre la Revolución Cultural China. Quería tener una idea del sabor de la época de primera mano.

-¿Con cuál género literario se siente más cómodo?

Lo que más me ha interesado es el ensayo, pero no son académicos. Se trata de una práctica libre y creativa. En algunos casos son ensayos fotográficos donde incluyo grabados y dibujos que circulan en ediciones limitadas. En otros hay poesía, garabatos y textos diversos porque se trata de  una exploración de los límites de la escritura. La novela me resulta muy restrictiva, por eso no sé si vuelva a escribir novelas. Tiene su ironía ganar un premio de novela cuando no es lo más característico de mi trabajo.

-Su premiación despertó la polémica en Venezuela...

No sé cómo puede haber una influencia política de mi parte o una selección política del jurado. No los conocía y se dieron una serie de circunstancias, coincidencias de muchos factores que hicieron que se encantaran con la novela. Ella fue ganando vuelo hasta que se impuso.

-¿Sabía que muchos autores venezolanos ya no participan?

Eso me dijeron acá. Para mi es una noticia nueva porque en Puerto Rico no leemos cosas de Venezuela todos los días.
Creo que cada artista tiene su criterio para definirse políticamente. Yo vine a recoger un premio que nunca aspiré ganar y respeto las diferencias políticas.

-¿Por su postura política alguna vez ha dejado de participar en un certamen?

Soy el primero que le dice no a muchas cosas políticamente. De hecho me he negado a dar declaraciones a canales de TV, radios, medios y ciertas personas. Eso es un ejercicio de la libertad individual. Lo que pasa es que mi decisión no se la puedo imponer a otro. Acepté el premio por la novela pero no tengo nada que ver con la política venezolana.
___________________

Lo que viene


 "Quiero hacer un libro con fotos que no contesten ninguna pregunta, que sean enigmas. El otro texto es un tratado de la desaparición donde quiero trabajar con las fotos de los últimos pobladores que fijan su mirada iluminada en la cámara que los fija pero, a la vez, los desaparece. Otro ensayo que vengo trabajando desde hace varios años es una suerte de filosofía callejera titulado Intemperie. Ahora les dedicaré tiempo a estos proyectos para que no se me mueran".


¿No has encontrado lo que buscas? Utiliza el buscador