diccionario de economía
 

Capital Humano

Compartir en Facebook

Lecturas lectura(s)


Cómo evitar que un mal día afecte la jornada laboral
Expresar tus emociones en el entorno laboral no es malo, pero debe hacerse de la manera adecuada

(Créditos: Archivo)

25-09-2017 01:07:00 p.m. | Emen.-
Llegar todos los días enojado a la oficina, además de generar un nivel de estrés que no beneficia a nadie, provoca un malestar laboral que impacta de forma negativa en tus resultados y en los de tu equipo.

¿Sabías que tener un compañero de trabajo positivo, además de hacer más llevadera la jornada laboral es un acelerador de la productividad? Hace unos años, Pilar Jericó, presidenta de Be-Up, realizó un estudio sobre el funcionamiento de las oficinas bancarias. El 30% de las que obtuvo la calificación de excelente, "coincidía con aquellas que tenían en sus equipos, además de un buen líder, una persona que ayudaba a crear ambiente en el grupo a través del sentido del humor o animándoles a tomar algo después del trabajo".

Parece más que evidente que lo contrario, generar mal rollo, puede tener consecuencias opuestas. Sin embargo, a veces es inevitable. Pasamos muchas horas en el puesto de trabajo y, en el caso de tener jornada partida, hasta comemos o cenamos con nuestros colegas.

Evitar que un mal día te desborde desde que pones el pie en la oficina requiere autogestión. José Manuel Chapado, consultor independiente y autor del libro Vértigo, señala que "es bueno expresar las emociones en el trabajo, al igual que lo hacemos en casa o con los amigos. Otra cosa es hacerlo de manera inapropiada o tóxica. Eso no procede ni en el trabajo ni tampoco con la familia o los amigos"

Autogestión

Compartir lo bueno y lo malo es parte del juego laboral, y muchas veces las emociones nos superan, porque primero sentimos y luego pensamos. Javier Martín de la Fuente, CEO de la consultora de recursos humanos Persona, recuerda que "no tenemos emociones, ellas nos tienen a nosotros. Lo que se puede hacer es procurar no expresarlo dado nuestro condicionamiento cultural, pero eso no significa que la emoción desaparezca". 

Hechos y abusos

Conocerte a ti mismo es clave para controlar tus reacciones. Pero, además, tienes que saber cómo son los que te rodean. Genoveva Vera, coach y experta en liderazgo, cree que "es importante conocer las situaciones o personas que pueden hacerte perder el control. Está comprobado que un profesional que tiene un coeficiente intelectual alto, y uno emocional bajo, es muy probable que se deje llevar por las emociones y, en un momento dado, se bloquee".

Expansion-Ripe

¿No has encontrado lo que buscas? Utiliza el buscador
Etiquetas Relacionadas




ATENCIÓN. No se permite la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o cualquier contenido que infrinja lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Antes de escribir tus comentarios lee las Normas de Participación en El Mundo.