diccionario de economía
 

Aplicaciones

Compartir en Facebook

Lecturas lectura(s)


¿Para qué sirven las apps más caras?
¿Casi US$ 1.000 por una aplicación para afinar un piano? Por ese precio se encuentran varias herramientas; muchas de ellas solo sirven para gastar dinero

(Créditos: Shutterstock)

19-03-2017 11:30:00 a.m. | Emen.- Mientras muchos usuarios son reacios a pagar US$ 0,99 por una aplicación, otros consideran la compra de la herramienta como algo normal y necesario. Algunos, incluso, lo toman como una inversión para aumentar el potencial de uso de sus teléfonos.

De acuerdo con un artículo publicado en Cromo, con este pensamiento, los usuarios de iOS gastan cuatro veces más dinero en aplicaciones que los usuarios de Android, según reportes comparativos de las empresas. En la App Store, por ejemplo, se puede escoger entre 87 franjas de precio cuyo máximo es de US$ 999 pero que puede superarse al sumar las suscripciones o las compras adicionales.

Durante 2016 se realizaron 90 mil millones de descargas desde las tiendas de aplicaciones móviles, según datos de la consultora App Annie. Esto hizo que los desarrolladores facturaran unos US$ 89 mil millones de dólares; mientras que Google y Apple se llevaron cada uno unos US$ 15 mil millones.

La gran mayoría de las apps de pago cuesta menos de un dólares o unos pocos dólares, pero hay otras con costos desorbitadas. Estas apuntan a un público sumamente específico, que utiliza sus móviles para desarrollar su profesión o hacer funcionar un negocio; otras son lisa y llanamente ridículas. Estas son las apps que quieren hacer valer sus bytes en oro.

Precios ridículos

Si de precios obscenos se habla, hay que mencionar a CyberTuner para iOS. Es una herramienta para pianistas profesionales que les ayuda a ajustar la afinación del instrumento. ¿El precio? US$ 999,99. Luego de un año de uso, es necesario abonar una cuota anual de US$ 85.

Mismo precio hay que pagar por VIP Black o por BarMax, ambas para iOS. La primera es una aplicación especialmente diseñada para el estilo de vida de los millonarios en el mundo. Para descargarla es necesario acreditar que se posee un patrimonio superior a US$ 1 millón.

BarMax, por su parte, es una app que ayuda a los aspirantes a abogados a realizar el examen que les permitirá ejercer su profesión en Estados Unidos. Además de los US$ 999,99, hay que desembolsar otros US$ 250 si se quiere descargar más cuestionarios y sus soluciones.

Hay otras apps tan prohibitivas como estas: Agro, que incluye todo lo que un ingeniero agrónomo puede necesitar para llevar adelante su propio emprendimiento; Ignition, que permite a un dispositivo Apple acceder a cualquier computadora con sistema operativo Windows; o app.Cash, que transforma cualquier iPhone en un sistema POS. Todas cuestan US$ 999,99.

¿Tendrán descuento?

Las que siguen son un poco más económicas (pero solo un poco). DSS GP Yes!, disponible para iOS, ofrece presentaciones explicativas de todas las enfermedades que pueden afectar la boca del ser humano. Su precio es US$ 499,99.

Otras del rubro médico son Zollinger's Surgery Atlas 10/E y Atlas of Emergency Medicine 4E, ambas para Android y versiones móviles de libros de consulta para profesionales de la salud. La primera cuesta US$ 279,99; la segunda US$ 249,99.

En la categoría de seguridad, también se encuentran dos app costosas. MobileCamViewer, para iOS, permite monitorear cámaras ocultas desde la pantalla del celular. Hay otras que hacen lo mismo de forma gratuita, pero esta cuesta US$ 349,99. Y AntiVirus Security, para Android, una solución que por US$ 119,98 hace lo mismo que hacen otras por unos cuantos dólares menos.

Pero, por lo menos, las anteriores tienen alguna practicidad, porque las seis aplicaciones desarrolladas por Abu Moo (para Android) no tienen ninguna. Se trata de herramientas que solo sirven para demostrar que se dispone de US$ 400 (por cada una) para tirar a la basura. Al instarlas, simplemente se mostrará en la pantalla del celular una imagen de una piedra preciosa: amatista, aguamarina, rubí, zafiro, esmeralda o diamante negro. Solo sirve para ostentar una piedra que, por supuesto, no es real.

En la misma línea figuran Most Expensive App, I'm Rich!, Certify Yourself As Rich y I'm very rich person Speaker, cuatro apps que no tienen otro propósito más que representar el estatus que puede dar una app que cuesta entre US$ 200 y US$ 400. Si su interés es aparentar, no confunda I'm Rich! con I'm Rich, porque la última solo vale US$ 165,72 y más de uno lo mirará torcido.

¿No has encontrado lo que buscas? Utiliza el buscador
Etiquetas Relacionadas




ATENCIÓN. No se permite la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o cualquier contenido que infrinja lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Antes de escribir tus comentarios lee las Normas de Participación en El Mundo.